19 de junio de 2013 / 07:31 p.m.

Monterrey N.L.- No cabe duda que la mayor época que se disfruta en el año para muchos es el verano, fiestas, ropa ligera, clima caluroso, piscinas, playa, sol, son sin duda el común denominador de aquellos que buscan alejarse un poco del bullicio cotidiano y así relajarse en las vacaciones de esta esperada temporada.

Sin embargo a pesar de las bondades de gozar de tiempo libre en espacios abiertos, en muchas ocasiones suele convertirse en una molestia cuando la piel, resiente la sobreexposición a los rayos del sol y aparecen las molestas quemaduras.

A raíz de lo anterior www.telediario.mx te presenta algunos puntos que debería considerar si piensa salir al aire libre y así evitar daños que podrían convertirse en serios riesgos para su salud.

1-      Elija el horario apropiado:

En primera instancia es necesario saber que los expertos recomiendan no exponerse al sol en horarios inadecuados; evite contacto directo entre su piel y el astro rey entre las 11:00 de la mañana y las 4:00 de la tarde, debido a que si lo hace en el mejor de los casos usted corre el riesgo de sufrir los efectos de las molestas quemaduras, envejecimiento prematuro de la piel, considerando la posibilidad de que se presente un cuadro de insolación, o en el peor de los casos cáncer.

Tipos de rayos solares:

Dichos efectos derivados del impacto solar en nuestro cuerpo, es importante para ello conocer los tipos de rayos solares que existen y que pueden desencadenar algún problema en la salud.

Rayos UVA: Estos rayos solares producen un efecto de bronceado relativamente rápido, debido a que al penetrar en la piel activan la melanina por lo que esta se oscurece, sin embargo a largo plazo también disminuyen los niveles de colágeno produciendo desgaste y envejecimiento de la piel. Estas emisiones solares se encuentran presentes todo el tiempo durante el día, ya que no son bloqueados por las nubes.

Rayos UVB: Son considerados los más peligrosos para el organismo, ya que causan los diversos tipos de cáncer en la piel. El horario de mayor exposición de estos ocurre entre las 10:00 de la mañana y las 4:00 de la tarde, y otros efectos que pueden cuasar son la aparición de quemaduras y ampollas en la piel. Son parcialmente bloqueados por las nubes y la capa de ozono.

Rayos UVC: Estos son sumamente agresivos, aunque no logran traspasar las primeras capas atmosféricas de la tierra.

 

2-      Utilice bloqueador.

Un elemento necesario para ayudar a controlar los efectos de los distintos tipos de rayos solares es sin duda el bloqueador, pero existe una escala de grados que usted debe considerar para así saber qué tan protegida puede estar su piel, aunque ninguno logra hacerlo al ciento por ciento.

Aunque se recomienda aplicarse uno de amplio espectro, eso quiere decir que filtre los rayos UVA y UVB.

Tipos de bloqueadores:

De acuerdo con el sitio de la Procuraduría Federal del Consumidor, existen dos tipos de bloqueadores o protectores solares:

Físicos, inorgánicos o pantalla total (bloqueadores): Aquellos que impiden la penetración de los rayos UVA y UVB en la piel, reduciendo al mínimo los daños.

Químicos u orgánicos (filtros solares):  Los cuales absorben la radiación del sol para transformarla en una variación de la energía original, que evita daños mayores en la piel y protege a la misma de los rayos UVC.

Es importante tomar en cuenta además el “"Factor de Protección Solar"” o  SPF, por sus siglas en inglés, el cual es una escala del 2 al 100, que indica el tiempo que puede ser expuesta la piel antes de que se lesione, según el tiempo que su cuerpo tolere la exposición al sol.

 Es decir, si usted tarda 10 minutos en presentar algún tipo de quemadura en su piel al estar bajo el sol, y usted usa un protector solar con SPF 50, tardará alrededor de 500 minutos u 8 horas y media en lesionar su cuerpo con el sol.

El SPF se encuentra indicado en el recipiente que contenga el bloqueador.

Una vez que haya escogido el más conveniente para sus necesidades cutáneas, debe aplicarlo al menos 30 minutos antes de exponerse al sol, y repetir el proceso cada dos horas luego de entrar al agua para prevenir los mencionados efectos negativos.

3-      Especial cuidado en el rostro.

La piel del cuerpo es muy delicada, especialmente la del rostro, es por eso que se debe tener cuidado de tener el cutis limpio y utilizar productos hidratantes a base de agua, de lo contrario el rostro puede mancharse o registrar la aparición de granos.

4-      Hidratación.

Es importante que el cuerpo se mantenga hidratado cuando uno está bajo el sol o después de pasar un tiempo en lugares de recreación acuática, procure emplear cremas o lociones de esta naturaleza aún cuando su cuerpo no presente lesiones aparentes.

Por otro lado, antes de exponerse al sol en un horario conveniente para la salud, es recomendable tratar de ingerir una cantidad considerable de líquidos, frutas o verduras que ayudarán a mantener la piel en un estado óptimo para soportar las altas temperaturas, minimizando los efectos solares en el cuerpo.

Bronceado

En este sentido, si la finalidad de exponerse al sol para broncearse, además de los anteriores consejos, usted puede ingerir jugos de tomate o zanahoria con unas semanas de anticipación, para así  permitir a su cuerpo aumentar los niveles de melanina, motivada por las vitaminas A, C y B5, contenidas en dichas bebidas.

De esta manera no es necesario que esté mucho tiempo bajo el sol y su piel no sufrirá.

Excepciones

Sin embargo no todos los líquidos son útiles para hidratar, las bebidas gaseosas o refrescos no cumplen con esta función, al contrario sus ingredientes en combinación activan la deshidratación del cuerpo.

 

5-      Utilice accesorios y ropa adecuada.

En la playa o la alberca un par de gafas, sobrero,  gorras o sombrillas pueden ser útiles para a reforzar su protección de los rayos.

Si no estará en el agua pero si en un lugar bajo el sol, utilice ropa con telas cómodas o ligeras (Lino, algodón) que mantengan su cuerpo fresco y protegido.

Disfrute al máximo sus vacaciones reduciendo los riesgos de dañar su piel, el sol es importante para nuestra salud, pero recuerde aún las cosas buenas, si son en exceso es algo que debe evitar.

Alan Elí Pérez