JOSÉ LUIS GARZA
25 de febrero de 2014 / 11:38 p.m.

Porque Tigres enseño a sus aficionados el potencial con el que cuentan y los alcances que pueden tener, Damián Álvarez entiende el sentimiento y la exigencia que la afición felina mostró el sábado pasado a pesar de que por fin ganó el equipo.

Agregó que no se puede mantener a todos contentos, pero trabajan para darle mayores alegrías a su gente.

"En definitiva la gente espera más de nosotros, del equipo y también nosotros esperamos jugar mejor.

"La inconformidad de la gente se hace notar porque se da cuenta que el equipo puede jugar mejor, entonces es la responsabilidad nuestra llevarlo a cabo, fue bueno el triunfo, pero no quedas tan contento cuando el equipo no juega muy bien", explicó.