22 de enero de 2014 / 11:55 p.m.

Con una emotiva misa en las capillas Gayosso de San Pedro, a la que acudieron familiares, amigos y personas ligadas al beisbol, fue como inicio la despedida al mediodía del inmortal cronista viajero, José Isabel Chabelo Jiménez.

El decano de la crónica beisbolera, falleció el pasado lunes y desde entonces un sin número de muestras de tristeza y solidaridad hacia la familia se recibieron por la lamentable pérdida, parte de ese cariño que el narrador cultivo en vida.

Posterior a la misa inició el cortejo fúnebre por las calles del centro de Monterrey y que tuvo con destino final el panteón de Dolores, su última morada.

Antes de ser sepultado la familia agradeció a los asistentes por acompañarlos en todo momento al tiempo que Felipe Guerra, autor del libro de José Isabel Jiménez, dio las últimas palabras emulando el titulo de la historia del decano. "Adiós Chabelo, Cronista de todos los tiempos".

"Gracias a todas las personas que nos acompañaron, en verdad es una gran muestra del cariño que la gente le tuvo a mi señor padre, si viviera obviamente se sentiría alagado por ello", dijo Antonio Jiménez, hijo del cronista.

De esta manera José Isabel Jiménez dejó la tierra para ir a otro diamante donde ya se encontró a otros inmortales entre ellos Héctor Espino a quien le narró el primero de los muchos cuadrangulares que pegó con la franela de los Sultanes. es así como Chabelo el inmortal se convirtió ya en leyenda.