REDACCIÓN
5 de julio de 2014 / 05:48 p.m.

Las estatuas de dos ídolos de la selección de Argentina, Lionel Messi y Gabriel Batistuta, amanecieron dañadas en una plaza de la zona de Recoleta en Buenos Aires.

El portal Globoesporte publicó imágenes de las figuras de Messi, con los dedos índices de ambas manos mutilados, mientras que a la de Batistua le fue colocado un trapo negro en la boca, para hacer parecer que tenía la lengua de fuera.

De acuerdo a personas que viven por la zona, estos actos vandálicos fueron realizados por algunos brasileños que viven en la capital argentina, luego de que ayer el astro de su selección, Neymar, fuera lesionado y quedara fuera de la Copa del Mundo.

Cabe señalar que a un lado de las estatuas de Messi y Bastistuta está una de Diego Armando Maradona, la cual no presentó ningún daño.