5 de junio de 2014 / 07:37 p.m.

 

A una semana de la inauguración de la Copa Mundial el alcalde de Río de Janeiro Eduardo Paes sostuvo que fue un error emplear 12 subsedes.

"Somos un país muy, muy grande", declaró. "Nos equivocamos. Debimos haber elegido menos ciudades".

El Mundial empieza la semana que viene, pero hay varios estadios que todavía no han sido terminados. Afuera de ellos se sigue trabajando en las calles y las aceras, y se están erigiendo las zonas para la prensa y los patrocinadores.

Brasil está invirtiendo unos 11.500 millones de dólares en el Mundial, incluidos 4.000 millones usados para construir o renovar los 12 estadios.

La FIFA exige solo ocho sedes, pero los políticos brasileños decidieron que hubiese partidos en todo el país y construyeron cuatro estadios nuevos que pasarán a ser elefantes blancos después del Mundial, pues no serán usados.

Paes afirmó que las demoras en las obras dañaron la imagen del país.

"Nuestra reputación se vio afectada", expresó. "Cuando no tienes todo listo, eso representa un gran daño".

Acotó, no obstante, que el Mundial no va a ser un fracaso. "Esperemos a la semana que viene. Tendremos una gran Copa Mundial", señaló.

AGENCIAS