REDACCIÓN
8 de agosto de 2014 / 01:51 p.m.

Luis Suárez ya declaró ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) en Lausana y viajó rápidamente de regreso a Barcelona.

El uruguayo firmó autógrafos y se sacó fotos, pero no atendió a los medios allí presentes.

El polémico jugador charrúa ingresó muy temprano, hora de Suiza, a la sede del TAS para declarar ante los árbitros del organismo independiente, y después de cinco horas se fue sin hacer declaraciones.

Suárez compareció ante los árbitros del TAS junto a sus abogados personales, los del Barcelona y los de la Asociación Uruguaya de Fútbol.

Cabe recordar que el goleador fue suspendido por la FIFA tras la mordida al italiano Giorgio Chiellini en la Copa del Mundo y no ha podido ser presentado oficialmente como refuerzo del Barcelona por los 4 meses que le impuso el máximo organismo deportivo.

Un montón de niños y fanáticos esperaban por el salteño en las afueras del TAS para tomarse fotos y pedirle un autógrafo al futbolista, que atendió esas peticiones pero que no atendió a los medios de prensa allí presentes.

Ahora, salvo Alejandro Balbi, abogado personal de Suárez, y Pere Guardiola, representante del uruguayo, todos los integrantes de la defensa del futbolista siguen en las oficinas del TAS.