2 de julio de 2013 / 09:16 p.m.

México  • Los miembros del jurado del Premio de Literatura Infantil Barco de Vapor, convocado por la editorial SM y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), declararon desierta la edición de 2013, con el argumento de que ninguna de las 52 obras que respondieron a la convocatoria "estaban redondas".

En el acta, Ana Romero, Armando Vega Gil, Carola Diez, Federico Ponce de León y Karen Coeman, como integrantes del jurado, hicieron una fuerte crítica a los manuscritos que se presentaron, porque “los trabajos participantes muestran una clara tendencia a imitar y apoyarse enmodelos ya probados por el mercado literario o audiovisual”.

“Por desgracia, detectamos entre los textos participantes una falta de conocimiento de la literatura para niños. Encontramos rasgos de condescendencia, incluso cierta incomprensión hacia el público de la temática, hay muchos ejemplos de problemas adultos vistos desde los supuestos ojos de un niño, lo mismo que cierto nivel de autocensura en cuanto a lo que es apropiado como tema.”

De acuerdo con la escritora Ana Romero, quien se encargó de hacer la lectura del acta, el premio El Barco de Vapor se ha caracterizado por buscar voces nuevas y, sobre todo, una alta calidad en la escritura, que permita galardonar una obra literaria terminada, una obra sobresaliente en su género, “lamentablemente ello no ha sido posible este año”.

“Entre los textos enviados encontramos humor, una clara preocupación por los temas sociales, atisbos de buena literatura, pero todos como elementos aislados, nada dentro de una obra redonda y concluida y el jurado no quiso demeritar el trabajo de los premios anteriores, cuyas obras ganadoras han sentado un alto precedente en cuanto a calidad literaria.”

En el caso del Premio de Literatura Juvenil Gran Angular, el reconocimiento –seleccionado de entre 20 novelas- cayó en la escritora Martha Rivapalacio, por el título tentativo Lepidopterofobia, en el cual aborda sin cortapisas la violencia que se vive en el país los últimos años, en especial en la Ciudad de México, “un mosaico de historias que convergen en la conciencia de una joven mexicana habitante de la urbe”.

“Es una estupenda novela para jóvenes, bien construida en términos literarios, y con muy buen ritmo narrativo, que va entrando de manera paulatina y sutil en el tema central: la violencia que se vive en la actualidad en nuestro país”, a decir de Sandra Lorenzano, representante del jurado, conformado por Francisco Hinojosa, José Manuel Mateo, Libia Brenda Castro y Julio Trujillo, en su calidad de Director Editorial de la Dirección General de Publicaciones del Conaculta.

Con un monto de 150 mil pesos, los galardones nacieron bajo el impulso de la editorial SM y el Conaculta, desde 1994, con la finalidad de impulsar la creación y la profesionalización de la literatura en ambos géneros, hasta convertirse en los más importantes en sus categorías a nivela latinoamericano, en palabras de Elisa Bonilla, directora de la Fundación SM México.

 — JESÚS ALEJO SANTIAGO