1 de febrero de 2014 / 04:22 a.m.

En medio de su reticencia a hablar en la antesala al Super Bowl, Marshawn Lynch soltó una gran verdad sobre sus Seahawks de Seattle.

Puede ser que a su equipo le falta experiencia de un Super Bowl, pero a los Seahawks les sobra actitud. Es lo que el entrenador Pete Carroll impuso apenas desembarcó en Seattle.

"Estoy preparado", afirmó Lynch. "Nada más que decir.

En cuatro temporadas al frente de Seattle, Carroll se ha asegurado que los Seahawks sean un equipo competitivo. No sufren derrotas aplastantes. No se abruman por las circunstancias del momento. No se arredran. Encaran cada semana de manera distinta.

Así son los Seahawks y es por eso que ante Peyton Manning y contra el ataque aéreo más prolífico en la historia de la NFL, el equipo de Carroll no se dejará intimidar la noche del domingo en el estadio MetLife.

"Nunca notarás nerviosismo en nuestras miradas", indicó el cornerback de Seattle Richard Sherman.

Seattle estuvo previamente en esta instancia, hace ocho años. Se presentaron con un estilo completamente diferente, y fueron desbordados por el juego físico de Pittsburgh.

Ahora, estos Seahawks se asemejan a los Steelers.

Ben Roethlisberger cumplía su segunda temporada como el quarterback de los Steelers, al igual que Russell Wilson lo hace ahora con Seattle. Roethlisberger no tenía que lanzar muchos pases, ya que los Steelers eran fuertes por tierra, con la dupla de Willie Parker y Jerome Bettis. Además, la defensa de Pittsburgh fue la cuarta mejor esa temporada.

Aunque los fanáticos de Seattle puedan tener malos recuerdos, las similitudes son notables.

Wilson puede ganar el partido con su brazo, de ser necesario. Pero Lynch y el juego terrestre siempre ha sido lo prioritario para Seattle.

La defensa de los Seahawks fue la que menos puntos y yardas recibió durante la temporada. También precipitaron la mayor cantidad de pérdidas de balón. Manning y los Broncos no se han topado con una defensa de semejante categoría en toda esta campaña.

No hay que pasar por alto que la defensa de Seattle dentro de las últimas 20 yardas fue la mejor de la NFL. Manning sabrá empujar a la ofensiva de Denver. Es considerado como uno de los mejores quarterbacks de la historia de la NFL por su capacidad para improvisar soluciones sobre la marcha.

Pero esta vez le costará más ante los Seahawks. En las 36 situaciones en los que enfrentaron a un rival dentro de las últimas 20, sólo 13 veces lograron dejar que les anotaran un touchdown. Los 132 puntos permitidos por Seattle constituyen la menor cantidad tolerada por un equipo desde 2006.

Manning se las arreglará para orquestar buenos avances, pero la defensa de Seattle dentro de las últimas 20 yardas es sofocante y Denver no tendrá otro remedio que conformarse con el gol de campo.

Al final de cuentas, la fortaleza de los Seahawks superará la fortaleza de los Broncos.

AP