22 de junio de 2014 / 03:14 p.m.

Aunque usualmente se desviven en elogios hacia el delantero de 22 años, el plantel últimamente está más preocupado por aliviar la responsabilidad y expectativas que hay sobre la joven figura.

Los compañeros de Neymar y el cuerpo técnico de Brasil intentan aliviar la presión que existe sobre el astro de la selección anfitriona de la Copa del Mundo, al afirmar que no es el único responsable por llevarlos a la conquista de su sexta corona.

Aunque usualmente se desviven en elogios hacia el delantero de 22 años, el plantel últimamente está más preocupado por aliviar la responsabilidad y expectativas que hay sobre la joven figura.

"Neymar no puede ganar solo, y no puede ganar solo", comentó el técnico Luiz Felipe Scolari. "Es parte de un grupo. A veces demuestra que es mejor que el resto, y todos lo sabemos, los jugadores lo saben. Pero él forma parte de un grupo. Gana con el grupo y pierde con el grupo".

El ariete de 22 años del Barcelona ha sido el líder de la Verdeamarela desde que Scolari empezó a preparar al equipo para el Mundial. Con una brillante actuación suya, Brasil conquistó la Copa Confederaciones el año pasado, y es el máximo goleador de este plantel con 33 dianas en 51 partidos.

Cuando Neymar está en uno de sus días, Brasil brilla. Cuando no, la selección usualmente tiene problemas para engranar.

"Neymar es un gran jugador. Recuperó la magia del futbolista brasileño. Nos permite soñar con que un brasileño vuelva a ser el mejor futbolista del mundo", comentó el zaguero de la selección David Luiz.

"Pero él sabe que no depende sólo de él para que nos vaya bien. No tiene que cargar toda la responsabilidad de definir cada partido por su cuenta, de ser el mejor jugador en cada partido, de anotar goles en todos los partidos, de jugar bien en todos los partidos".

Neymar también ha intentado liberarse de algo de la presión.

"Hay 11 futbolistas en la cancha, todos conocemos nuestros papeles y lo que tenemos que hacer para ayudar a nuestro equipo a llegar lejos en el torneo", comentó antes del inicio del campeonato.

Neymar comenzó el Mundial con dos goles en el triunfo 3-1 sobre Croacia, pero después se fue en blanco en un empate 0-0 contra México, en parte porque el arquero Guillermo Ochoa le negó al menos dos goles.

"Es un jugador que puede marcar la diferencia", indicó el volante brasileño Luiz Gustavo. "Es el tipo de jugador que puede darnos el triunfo en un partido difícil".

Brasil enfrenta el lunes a Camerún en Brasilia. Los anfitriones necesitan al menos un empate para avanzar a la siguiente ronda sin depender de otros resultados, y un triunfo probablemente les asegure el primer puesto del Grupo A.

Neymar es uno de cuatros brasileños que llegan al encuentro con una tarjeta amarilla, por lo que otra amonestación lo descartaría del partido por los octavos de final.

Scolari sabe que tiene que prepararse ante esa posibilidad.

"Estamos haciendo lo posible para que el equipo pueda ganar con o sin Neymar, cuando juega bien o cuando lo marcan más de cerca", indicó el timonel.

AGENCIAS