18 de mayo de 2014 / 02:48 p.m.

A los hidalguenses les basta con empatar el partido para levantar el trofeo, mientras que la fiera con la victoria por un gol, obligaría al alargue.

 

Llegó el último partido del Clausura 2014 y Pachuca tiene mínima ventaja para coronarse en su cancha, pero no pueden cantar victoria pues enfrente, tendrán un duro rival que buscará a toda costa conseguir el bicampeonato y así llevar el séptimo título a su vitrina.

El duelo de ida regaló espectáculo y emoción; los tuzos fueron al campo de la fiera y le arrebataron el triunfo con marcador de 3-2; para la vuelta, no se espera menos. A los hidalguenses les basta con empatar el partido para levantar el trofeo, mientras que la fiera con la victoria por un gol, obligaría al alargue.

Desde su regreso a primera división, los panzas verdes no saben lo que es ganarle a Pachuca en partidos oficiales. Han sido cinco encuentros en los que se registran tres empates y dos triunfos para los blanquiazules.

La estadística incluso demuestra gran superioridad de los tuzos pues en los 17 partidos disputados en liga desde la temporada 92-93, el cuadro de la Bella Airosa acumula 8 triunfos, por 7 empates y sólo 2 victorias de los de Guanajuato. La fiera sólo ha ganado una vez en el Huracán, en el lejano verano de 1997.

Será un duelo del sexto contra el octavo lugar de la general. Dos equipos que tuvieron que esperar la última jornada para ser invitados a la fiesta grande, dos historias que se podrían considerar milagrosas.

Pachuca necesitaba ganar ante Querétaro para calificar; sin embargo perdía 3-0 al 74 de tiempo corrido y en una anécdota por demás contada, los tuzos metieron 4 goles en 17 minutos para ser conseguir su boleto. En los cuartos de final eliminó a Pumas, sembrado como tercer lugar con marcador global de 5-3. En semifinal, el gol de visitante le dio la posibilidad de deshacerse de Santos en Torreón.

Aunque fue un panorama distinto, León también vivió angustiosamente su pase a liguilla. Necesitaban vencer a Xolos y lo hicieron, pero además esperaban que Morelia, Atlas y Guadalajara no ganaran sus partidos; ninguno consiguió la victoria y eso le otorgó a los esmeraldas el último boleto a la fiesta.

Ya con el ánimo a tope, los actuales campeones desecharon a los favoritos para el título. Primero al líder general Cruz Azul y la siguiente semana a Toluca.

El estadio Hidalgo está listo para conocer al nuevo campeón del futbol mexicano, Pachuca buscará ganar su sexta final de ocho disputadas, consagrando a Enrique Meza como su entrenador más efectivo y ganador de la historia. León buscará convertirse en el segundo equipo bicampeón en torneos cortos.

DANIEL GARNICA