13 de marzo de 2013 / 03:19 p.m.

Esteban Gutiérrez va tranquilo en su primer fin de semana dentro de la Fórmula Uno. Sonriente y platicador, no parece ser un piloto novato que en menos de 24 horas hará su aparición en la máxima categoría del automovilismo como piloto oficial del equipo Sauber y escribirá historia al convertirse en el primer regiomontano en llegar a estas instancias.

Y es que si bien este fin de semana en Australia disputará su primer gran premio, él ya cuenta con experiencia a bordo de un monoplaza así. La ha acumulado en los últimos años, especialmente desde 2009, cuando comenzó a realizar al menos una vez cada temporada un test sobre un coche Sauber, al grado de que en 2012 debutó en el primer entrenamiento libre del Gran Premio de la India. Tal vez por eso tiene confianza y no ve este fin de semana con un factor extra de presión.

"Este es un evento especial para mí al ser mi primera carrera. Trataré de enfocarme en lo que es importante, manteniendo a un lado las distracciones. Se tienen que poner las emociones de lado para ver esto de forma natural. Ha sido una carrera corta antes de llegar a la Fórmula Uno, pero creo que se ha aprovechado de buena manera y es hora de utilizar todo esa experiencia adquirida", expresó el regiomontano en una visita al acuario de Melbourne la tarde del miércoles, cuando recién llegaba procedente de Sídney.

Si se observa la trayectoria del nuevo piloto oficial de Sauber, no hace más de tres años que conquistaba el título de la GP3 Series, no hace más de cinco campañas en que se alzaba con la corona de la Fórmula BMW Europea, es más, no hace más de seis años cuando obtuvo una importante victoria en el circuito de Indianápolis, junto a la Fórmula Uno, y que le valió llamar la atención de diversos jefes de equipo de la máxima categoría.

Su estrategia a lo largo de los años ha sido simple pero segura "vivir el presente", y es que en su mente rara vez está lo que sucederá en el futuro, de eso casi nunca prefiere hablar hasta no tenerlo asegurado. Del pasado prefiere tomar lo mejor y continuar adelante. Así se ha manejado dentro de la pista donde los años difíciles, como la F3 Euroseries o su primera campaña dentro de la GP2 Series, no hicieron más que fortalecerlo.

Con ello, tiene una meta clara para cuando cruce la bandera de cuadros del Gran Premio de Brasil en noviembre próximo “a mí me gustaría haber terminado la mayoría de los grandes premios, en un resultado constante, con puntos. Simplemente con una buena conclusión general”.

Y de hecho pide no poner altas metas. Él mismo parece consciente de su situación como novato. "Creo que tenemos que ser muy cautelosos, ir poco a poco, no podemos ir ahorita por podios o victorias. Tenemos que ir viviendo el proceso. Si existe la posibilidad lo vamos a tomar, pero solo así".

Luis Ramírez