— ALEJANDRO MADRIGAL
13 de enero de 2013 / 07:31 p.m.

Ciudad de México  Para Valeria, de 8 años de edad, el viaje en el Metro de la Ciudad de México fue una experiencia extraña.

Desde que se subió en la estación Chapultepec, alrededor de las 12:30 horas de hoy, comenzó a sentir las miradas, pero no fue sino hasta que se cerraron las puertas del vagón, cuando se quitó sus pants color rosa junto con los seis integrantes de su familia, incluido un bebé de 2 años, quien quedó en pañales.

De esta manera, Valeria, su familia y cientos de personas participaron este domingo en el ‘flashmob’ “Viaje en el Metro Sin Pantalones”.

“Me los quité porque tengo mucho calor”, explicó Valeria con dulzura.

Desde las 9:00 horas, integrantes de la organización ‘Flash Mob México’ comenzaron a reunirse en la Estela de Luz, donde alertaron a los participantes de no revelar que forman parte de la misión, la cual fue convocada a través de las redes sociales y que tan solo en Facebook se suscribieron más de 12 mil personas, de acuerdo con los organizadores.

A las 11:00 horas, con boleto del Metro en mano, los participantes se empezaron a congregar en grupos de 12 personas para salir a la misión.

“La razón q di fue que dejé mis pantalones en la tintorería y también dije que mi suegro me había cachado en la casa con su hija”, comentó Bryan uno de los agentes que participaron en la misión.

De acuerdo con Dan Becharano, un de los agentes convocantes, aseguró que la misión del movimiento es fomentar la unión y el trabajo en equipo entre personas desconocidas, pero también como medida de presión para exigir seguridad.

“Otra de las finalidades es sentirnos seguros en una ciudad donde hace falta mucha seguridad”, demandó el agente.

Se trata del tercer año consecutivo que se organizan de esta manera en la Ciudad de México como parte de un movimiento internacional que se ha realizado en ciudades como Nueva York y Madrid.

“Vamos para arriba, seguramente vamos a romper el récord de nueva cuenta, vamos a ser la ciudad con más personas en el viaje, y también queremos que sea el movimiento con más personas.

“El año pasado se tuvieron menos de 5 mil personas y aún así le ganamos a Nueva York”, dijo Salomón Soloveichik.

La ruta que siguieron estos hombres, mujeres y niños sin calzones fue de la estación Chapultepec a Tacubaya, de ahí a Mixcoac y luego transbordaron a la Línea 12 rumbo a la estación Zapata, de donde se trasladaron a Hidalgo, para concluir su misión en la estación Revolución y llegar a la Plaza de la República del Monumento a la Revolución y ahí cerrar el acto.