26 de junio de 2013 / 03:26 p.m.

Monterrey • El día de hoy nos acompaña Carlos García Campillo, quien aceptó la invitación de esta entrevista, vía correo electrónico, y para que conozcas más acerca de su profesión artística y su persona, vamos de lleno a lo que a usted y a mí nos interesa saber de él.

Primero que nada, ¿porqué dentro de las bellas artes existentes elegiste al Cine como opción?Porque soy un enamorado del cine desde siempre. Vengo de una familia muy cinera, era un ritual familiar el ver películas, con mi padre aprendí a amar el cine clásico y a disfrutar el cine de acción, aventuras, western. Creo que cuando empecé a contar historias el cine fue como un canal natural para hacerlo, a pesar de que escribo prosa y también hago guiones para cómic. De hecho empecé escribiendo para cómic (incluso dibujando mis propias historietas) porque era una forma más barata de hacer cine.

Ahora bien, ¿cómo ves la calidad de cine que se está haciendo en Nuevo León en la actualidad?Hay de todo. Creo que tenemos algunos, un puñado de cineastas que están llegando a un nivel de madurez en su discurso que los puede llevar a consagrarse a nivel nacional e incluso internacional. Después hay muchos cineastas que están trabajando para encontrar su voz y lo hacen dentro de las limitaciones del medio en nuestra ciudad. Pero se trabaja, duro y todos los días, y eso es lo importante.

¿Y nacional e internacionalmente?Creo que la cinematografía de Nuevo León lucha por hacerse un lugar a nivel nacional e internacional. No tenemos aún una constancia en la producción. Nuestros cineastas no tienen la oportunidad de filmar constantemente, lo que hace que su desarrollo no sea tan adecuado como podría ser. Esto hace que el cine de NL no brille como podría brillar. Y ha llegado a tener momentos de grandeza en festivales importantes, pero falta trabajo.

Por cierto, ¿qué consideras ha dejado de beneficios a la entidad el Festival de Cine Monterrey?El beneficio principal sin duda es la creación de espectadores. Ya hay mucha gente esperando el festival cada año. Eso hace que haya público para otro tipo de películas además de las que trae la cartelera comercial. Pero para el cine de Nuevo León los beneficios han sido pocos. No ha logrado brillar en el marco del festival, o conseguir que su presencia en él se vea reflejada en un apoyo a la producción local.

Y según tu experiencia, ¿hay suficientes apoyos gubernamentales para la producción de cine en el estado?Hay apoyos, sí. Creo que han venido a menos. Específicamente el PROMOCINE, cuya cantidad ha ido disminuyendo y por lo mismo el alcance de las películas que apoya también ha disminuido un poco. Sin embargo de los distintos apoyos han logrado salir películas valiosas.

En Nuevo León tenemos los premios más altos a nivel nacional para un concurso de guión cinematográfico, por ejemplo, pero esos textos raramente pasan a la siguiente etapa. ¿Y de qué sirve un texto cinematográfico si no es llevado a la pantalla?

Creo que los apoyos tienen que verse de manera integral. No sólo aventar dinero (y poco) a la producción, sino apoyar para que esas películas salgan, viajen, se vean. De la misma manera ver que esos guiones que ganan premios encuentren directores y productores dispuestos a convertirlos en películas.

Ya de una manera más personal, ¿en qué tipo de historias te gusta poner tu talento en práctica?Historias que aporten algo, con personajes que se sientan reales, que tengan un arco en su historia. Realmente no hay un tipo específico de historia que pretenda contar, creo que debe de haber variedad de géneros y formatos, es lo rico del cine, que cada proyecto es diferente al anterior y al siguiente.

¿Cómo ves la profesionalización de la gente que hace cine en la localidad?Hay gente muy valiosa, profesionales de todas las áreas, pero en general falta una constancia en la producción que elevaría el nivel de los profesionales del estado. La única manera de elevar la profesionalización de la gente es trabajando.

¿Se puede vivir de esa profesión actualmente?No. Creo que esto es generalizado para todas las industrias culturales. Se puede vivir de hacer cine con comerciales o institucionales, pero es muy dificil vivir de hacer cortometrajes o largometrajes.

De los distintos géneros cinematográficos que se manejan , ¿cuál es tu preferido y, claro, porqué?Es difícil escoger uno. Como espectador siempre me gustaron las películas de aventuras. Creo que no hay mejor género para disfrutar el cine como evasión, para perderse en él durante dos horas.

Como creador me es aún más difícil hacer una decisión. Aunque siempre me vi más atraído por el drama mi ópera prima terminó siendo una comedia, por ejemplo. Creo que más bien hay que dejar que las historias se cuenten, ya el género es algo que se resolverá solo.

Tu opinión sobre los siguientes aspectos técnicos:

Producción: La parte más difícil e ingrata de hacer cine.

Dirección: Cuando las cosas marchan bien, es como estar en un parque de diversiones. No hay cosa mejor en el mundo.

Guión: Libertad absoluta.

Fotografía: Magia. La mezcla perfecta de arte y técnica.

Sonido: El aspecto más descuidado del cine y a la vez de los más importantes. El sonido es el 50% de una película.

Arte y Vestuario: Vitales para la creación de los personajes y de la película.

Ya de una manera más personal, ¿qué es lo que te motiva a levantarte cada día?Mi hija y el lograr contar las historias que quiero contar.

Del enorme listado de valores humanos, ¿cuál te identifica?La honestidad. Con uno mismo y con los demás.

¿Qué te apasiona?Mi familia, el cine y el arte secuencial.

¿Qué te hace enojar?La mentira.

¿Cómo sientes que estamos como sociedad actualmente?Difícil pregunta. Creo que estamos mal, enajenados por intereses corporativos y gubernamentales (que son lo mismo), perdiendo de vista los intereses humanos. Creo que es un momento de transición en el que podemos ir a mejor o perderlo todo.

Si te gusta la crítica, ¿qué criticarías en este momento?Hoy criticaría el servicio de Cinepolis porque fui al cine, me cobraron doble unos boletos y me están haciendo muy cansada la devolución del dinero.

Ya en serio, creo que lo que criticaría es que todos dejemos de vernos el ombligo y comprendamos que la clave para vivir mejor es pensar en comunidad, en sociedad.

Muchas gracias, ¿algo más que quieras compartir con nuestro amigos que siguen esta conversación?Sólo decir que el cine es una profesión cruel, ingrata, pero muy bonita, siempre y cuando te entregues de lleno. Si alguno de los que lee esto se lo está pensando, déjense llevar. Se trata del viaje, no del destino.

Por último…Pequeño "chismógrafo de despedida" para conocer algo de los gustos del amigo, del artista:

Película: Young Frankenstein, de Mel Brooks.

Deporte: Futbol.

Equipo: Rayados.

Libro: Making Movies de Sidney Lumet.

Artista: Jack Kirby.

Actor: Federico Luppi.

Cantante: Tom Waits.

Canción: "Born to Run" - Bruce Springsteen

Programa de tv: The Wire.

Comida: Huevos Rancheros.

Bebida: Cerveza. Stout, de preferencia.

Hobby: La lectura.

Amigos: Amigos son aquellos con los que compartes aventuras, en el cine y en la vida. Aquellos que pueden decirte las cosas de frente, viéndote a los ojos.

Frase: "Do or do not, there is no try" - Yoda.

CARLOS GARCÍA CAMPILLO:

Monterrey, NL (1976). Debuta como director de cine en 1998 con el cortometraje en 16mm Un Chorrito de Sangre, un homenaje lleno de humor negro al cine serie b mexicano, que fue parte de la selección oficial de festivales de cine fantástico. A partir de ese momento no ha parado de trabajar en cine. Viajó a España para ser asistente de producción en El Espinazo del Diablo, de Guillermo del Toro, y regresó a México para trabajar en películas como 7 Días (Fernando Kalife) y Veritas, el Príncipe de la Verdad (Arturo Ruiz-Esparza). Ha sido productor, director, guionista, editor, gerente de producción y asistente de dirección en varios cortos y largometrajes.

En 2003 gana una mención especial en la primera convocatoria PROMOCINE por su proyecto de largometraje Plata. Ha dirigido los cortometrajes Pecado en la Piel, La Máquina Neoliberal, 323 Recuerdos y El Quejido, este último ganador del PROMOCINE en 2006 y co-producido con el IMCINE. El Quejido llegó a formar parte de la selección oficial de más de 25 festivales en todo el mundo. El guión de este cortometraje fue publicado como parte del libro Vislumbrar la Nada. Guionistas de Cortometraje en Nuevo León. Testimonios de lo Intangible.

En 2008 forma parte de Secuencial, proyecto de capacitación apoyado por el FONCA, que trajo a la ciudad a personalidades como Carlos Taibo, Beatriz Novaro, Martha Orozco, Juan Carlos Rulfo, Everardo González y Valentina Leduc como tutores de proyectos cinematográficos de creadores del Estado.

En 2012 dirige su ópera prima como director de largometrajes, IMPLACABLE, proyecto ganador de la segunda convocatoria de Telefilm de Canal 22 e IMCINE.

CÉSAR CUBERO