7 de enero de 2013 / 01:16 a.m.

Ciudad de México • Un grupo de investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México desarrollan un parche transdérmico de liberación para atender y evitar muertes prematuras entre personas que padecen arritmias cardiacas, hipertensión o que son propensas a sufrir infarto al miocardio.

Encabezado por Enrique Ángeles Anguiano, responsable del Laboratorio de Química Medicinal, el grupo multidisciplinario de investigadores desarrollan nuevos compuestos para el tratamiento de esos padecimientos ya que, en el caso de la hipertensión arterial, sólo seis por ciento está con la enfermedad controlada ya sea por una inadecuada administración de medicamentos, el olvido de tomarlos, o porque los fármacos no fueron diseñados específicamente para la población mexicana.

Luisa Martínez Aguilar, responsable del Laboratorio de Farmacología del Miocardio, de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán, integrante del equipo, indicó que realizan estudios farmacológicos de nuevas sustancias con actividad cardiovascular (arritmias cardiacas, infarto al miocardio e hipertensión arterial), denominadas LQM300s, una serie de 53 compuestos sintetizados.

“"Lo que hacemos son análisis básicos experimentales en modelos animales (ratas) genéticamente hipertensos –por cruzas de camadas–en los que demostramos el efecto antihipertensivo de los fármacos. Curiosamente, a diferencia de muchos antihipertensivos, los nuestros no sólo reducen presiones (sistólica y diastólica), sino también frecuencia cardiaca"”, dijo.

Por el momento se ha demostrado que los 53 compuestos son más eficaces para el control de la presión arterial, frecuencia cardiaca y resistencias periféricas.

Se trata de fármacos divididos en dos grupos: aquellos que presentaron mayor eficacia como antihipertensivos y otros que, si bien no disminuyeron la presión arterial en los modelos animales, sí redujeron predominantemente la frecuencia. Estos últimos se probaron con resultados positivos en ratas a las que se les indujeron arritmias por medio de oclusión coronaria.

“"No sólo son antihipertensivos, antiarrítmicos y vasodilatadores, también tienen actividad protectora en caso de infarto; es decir, limitan el área infartada"”, indicó tras referir que el mecanismo de acción es similar a los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, grupo de antihipertensivos de alto costo desarrollados por farmacéuticas transnacionales, diseñados y probados en poblaciones de otros países.

En contraparte, añadió, la síntesis de los compuestos LQM300s es de bajo costo y podrían ser específicos para los mexicanos. Aunque “"tenemos que probar y determinar sus efectos en humanos con base en fundamentos científicos"”.

No sólo se pretende tener evidencias del efecto farmacológico, sino también buscar indicadores biológicos que lo confirmen. Por ejemplo, en el estudio realizado por Jazmín Flores Monroy, con la asesoría de Luisa Martínez, se determinó que la angiotensina 1-7, sustancia biológica conocida por su efecto protector en las células del corazón, es importante en los casos de hipertensión; si hay efectos benéficos, esa molécula se expresa en mayor proporción.

Con ese protocolo –premiado con el tercer lugar en la categoría de Proyecto de maestría en el International Congress of Pharmacology Mexico 2011–, se demostró que los compuestos LQM300s con la angiotensina 1-7 dan mejores efectos, lo que indica mejor relajación en la arteria, estimula la liberación del óxido nítrico, también fue benéfico para el corazón, y bloquea la angiotensina II (responsable de elevar la presión sanguínea).

Las nuevas tecnologías permitirán “"buscar otras opciones que permitan identificar esos biomarcadores en humanos sin invadir el organismo, sino por medio de fluidos, sangre u orina, para determinar si la enfermedad está controlada"”, acotó Martínez.

De obtener resultados positivos en cuanto a la adecuada absorción de estas nuevas moléculas en sangre, se pretende que los estudiantes de Farmacia desarrollen una nueva formulación, distinta a grageas, tabletas o inyecciones.

BLANCA VALADEZ