8 de julio de 2013 / 01:24 p.m.

 México es un país clave para el desarrollo e introducción de nuevas moléculas, como el anticuerpo monoclonal Kadcyla (ado-emtansine trastuzumab), considerado el primero en su tipo por contener una combinación de sustancias químicas, sobre todo, una dosis potente de quimioterapia que ataca de forma directamente a las células de un tumor que se aloja en las mamas, sin dañar o extender su toxicidad a las células sanas.

El Instituto Nacional de Cancerología (Incan) forma parte de esta investigación con más de un centenar de mujeres, luego de que dicho producto contra el cáncer de mama HER-2 positivos metastático fuera aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EU (FDA, por su sigla en inglés) y se espera pronto su registro por parte de la Cofepris se lleve a cabo en los próximos meses para atender a las mujeres que sufren este tipo de padecimiento.

René Delsin, director de Oncología de Roche México, explicó que esta terapia dirigida que se inyecta interrumpe la multiplicación de las células malignas, con la diferencia de que no es invasiva, por ejemplo, no provoca la caída del cabello y, por lo tanto, tampoco destruye otras células sanas que pueden afectar el sistema inmunológico de las mujeres. Su función activa, por el contrario, conforme a los estudios de seguridad, permite que las mujeres condenadas a muerte por padecer HER-2 obtengan alrededor de 31 meses de vida adicional, con calidad, y de estos más de 9 meses se registraron sin progresión de dicho padecimiento crónico.

""Es una terapia muy específica, que contiene quimioterapia, bloquea algunos receptores que provocan la reproducción de dichas células malignas. Es una terapia target que penetra en el tumor, explota dentro de su propio núcleo y lo destruye, inclusive, se desecha por el sistema inmunológico Por ello se logra frenar la multiplicación del cáncer, su avance agresivo"", aclaró.

Kadcyla combina diversos fármacos, como Herceptin. Su peculiaridad es que detecta la proteína del HER-2, que impulsa el crecimiento anormal e irregular de la célula tumoral. Este anticuerpo monoclonal ubica y cierra todas las puertas al tumor.

""Se está dando pasos importante hacia la cura del cáncer con este tipo de avances científicos, ya se está trabajando en su genética, descubriendo sus mutaciones, analizando por dentro esa células malignas, entendiendo su patología, su forma de multiplicarse, para lo cual se está diseñando medicina personalizada y los llamados biotecnológicos"", explicó Delsin.

La molécula es inyectable y la dosis se está ajustando, conforme a los requerimientos de cada paciente y de cada nación, como es el caso de México, donde el cáncer de mama se ha convertido en la primera causa de muerte.

La terapia también significará, dijo el oncólogo, sanear de cierta forma las finanzas de los institutos de seguridad, como el IMSS, ISSSTE y el Seguro Popular, ya que se estima que una enferma llega a costar de 250 mil a 1 millón de pesos anuales, cantidad que esta fuera de las posibilidades de los bolsillos de muchos mexicanos. (Su costo en Estados Unidos es de 9 mil 800 dólares al mes, en comparación con los 4 mil 500 dólares mensuales de un Herceptin regular).

Hasta ahora los tratamientos disponibles en etapas intermedias y avanzadas no logran mejorar la calidad de vida o una sobrevivencia mayor a los seis meses.

La FDA aprobó el nuevo tratamiento para 20% de las pacientes de cáncer de mama que padecen este tipo del mal que es más agresivo y que responde menos al tratamiento con hormonas.

No obstante causa algunos efectos secundarios, como vómitos. Hay ciertas mujeres que desarrollan mayor toxicidad pero lo importante, dijo Delsin, es que alarga y mejora la calidad de vida con respecto a los tratamientos convencionales hasta cinco o seis veces más. Existe también un proyecto para que dichos tratamientos lleguen a través de organizaciones civiles a poblaciones con problemas económicos en México.

— BLANCA VALADEZ