BLANCA VALADEZ
15 de junio de 2013 / 07:55 p.m.

Estocolmo • Un grupo de científicos identificó las mutaciones genéticas que activan a las células que generan el cáncer en la sangre, para desarrollar una nueva terapia que ayude a combatir dicha enfermedad. Este tratamiento consiste en la combinación de fármacos que provoca como reacción que las células que no están sanas se autodestruyan.

Los experimentos, realizados por científicos de la Virginia Commonwealth University Cancer Center Massey, sugieren que una nueva combinación de los medicamentos ibrutinib y bortezomib podría ser una nueva terapia eficaz para varias formas de cáncer en la sangre, incluyendo el linfoma difuso de células B grandes (DLBCL) y de células del manto linfoma (MCL).

Luego de ser publicado en el British Journal of Haematology, los investigadores dieron a conocer que a través de la combinación de fármacos "las células cancerosas se autodestruyen" aun cuando las personas sufren mieloma múltiple y el linfoma de células B en su forma más agresiva, informó Ulruch Jager, presidente de la Asociación Europea de Hematología (EHA, por sus siglas en inglés) durante su congreso anual que se realiza en Estocolmo, Suecia.

Los científicos identificaron que dentro del grupo de estudio realizado en Estados Unidos y Europa, en 80 por ciento de los casos se presentaban mutaciones genéticas que activan células cancerígenas agresivas, mismas que solo a través de una combinación de terapias con ibrutinib y bortezomib era posible inhibir sin causar daños tóxicos a células sanas.

Los nuevos agentes inhiben el receptor de células B (BCR), que desempeña un papel importante en la supervivencia de tumores malignos.

Los resultados iniciales se mostraron prometedores en el tratamiento de pacientes con tumores malignos de células B, incluyendo la leucemia linfocítica crónica (CLL), DLBCL y MCL.

La investigación resultó exitosa, incluso en los casos de pacientes con células de linfoma resistentes a bortezomib, cuando se utiliza como única droga.

"Tenemos la esperanza de que esta terapia de combinación puede eludir esa resistencia y, finalmente, ayudar a llenar una necesidad urgente de terapias más eficaces para los pacientes con estos trastornos sanguíneos poco comunes", argumentó Jager.

Con las células DLBCL y MCL cultivadas en experimentos de laboratorio, los científicos encontraron que ibrutinib bloquea varias vías moleculares que las células cancerosas utilizan para el crecimiento y la supervivencia.

Explicaron que cuando se hizo la combinación de ibrutinib con bortezomib, los científicos observaron un alto nivel de interacción entre los dos fármacos que dieron lugar a la muerte celular debido al daño del ADN de las células enfermas.

Los resultados de las investigaciones sugieren que la eficacia de la terapia de combinación de fármacos, contra las células del linfoma, puede provenir de la capacidad de ibrutinib para bloquear las vías de señalización utilizadas por las células cancerosas para sobrevivir a la exposición del bortezomib.

En particular, se ha demostrado que el NF-kappa B, AKT y ERK1 y 2 llevan a cabo diversas funciones que permiten a las células cancerosas sobrevivir y proliferar.

Se detalló que actualmente se está trabajando con los representantes de la industria farmacéutica y el Instituto Nacional del Cáncer para desarrollar una nueva estrategia de tratamiento en el que ibrutinib se combina con inhibidores del proteasoma como bortezomib para el tratamiento de los pacientes con linfomas y posiblemente otros cánceres de la sangre.

 

MUEREN DOS POR CORONAVIRUS EN ARABIA SAUDITA

Dos personas han fallecido y otras dos resultaron contagiadas por el nuevo coronavirus o síndrome respiratorio de Oriente Medio, informó la Organización Mundial de la Salud (OMS) tras la confirmación de estos cuatro casos por parte del Ministerio de Sanidad de Arabia Saudita.

Uno de los fallecidos es un hombre de 21 años de la provincia de Hafar Al-Batin, según expresó la OMS en un comunicado de prensa.

Sobre la otra persona fallecida solo señaló que su contagio había sido confirmado por las autoridades saudíes previamente, pero no ofreció su edad o lugar de origen.

Los dos nuevos casos de contagio confirmados son una mujer de 63 años del este de Arabia Saudita y un hombre de 75 años de la provincia deAl-Ahsa, ambos con otras dificultades médicas previas.

El primer caso del nuevo coronavirus se detectó en Jordania a principios del año 2012 y, hasta la fecha, la OMS ha informado que 58 personas se han contagiado y 33 han fallecido.

La mayoría de los casos detectados corresponden a Arabia Saudita; mientras que el resto aparecieron en Catar, Emiratos Árabes, Túnez, Francia, Alemania, Italia y el Reino Unido.

Los casos detectados en Europa corresponden a personas que habían viajado a Oriente Medio o que estuvieron en contacto con gente que había estado en esa zona.

Los primeros síntomas de este virus son fiebre y tos, que se agravan hasta causar neumonía.(EFE/Ginebra)