7 de enero de 2013 / 02:56 p.m.

En el Instituto de Física (IF) de la UNAM se desarrollan ecomateriales para ser usados en ventanas inteligentes que permitan el ahorro de energía.

Los ecomateriales, explicó Dwight Roberto Acosta, son “amigables”, pues desde su proceso de extracción, elaboración, procesamiento e implementación para un uso determinado (construcción, protección, blindaje, confort, comodidad) no dañan el ambiente ni contaminan la atmósfera.

En el Laboratorio de Películas Delgadas del IF, Acosta trabaja con material cromogénico a fin de contribuir a crear energía limpia para evitar que se quemen combustibles fósiles, una de las causas del efecto invernadero. Por ello, su trabajo en esos materiales se inscribe en la tendencia actual y futura que hay en Europa y Estados Unidos de construir edificios “con uso cero de elementos relacionados con el carbono”.

Los que desarrolla Acosta son pensados para dispositivos como ventanas inteligentes, que permitan el ahorro de energía en casas, edificios, oficinas, comercios y fábricas, entre otros.

De los cuatro tipos de materiales cromogénicos, el investigador de la UNAM trabaja con electrocrómicos y termocrómicos (los otros son fotocrómicos y gasocrómicos). El propósito es modificar y, eventualmente, optimizar sus propiedades eléctricas y ópticas para su uso con determinado propósito.

Un vidrio cubierto con material electrocrómico y activado con voltaje, detalló el experto, induce la selectividad espectral, con la que se controla el paso de ciertas radiaciones de la luz solar.

Las ventanas inteligentes permitirán tener mejores viviendas, ambientes más habitables, que sustituyen la ventilación o calefacción, es decir, la regulación de temperatura con sistemas que implican contaminación por la quema de carbono.

 — REDACCIÓN