25 de julio de 2013 / 11:34 p.m.

México  • En los límites sur del estado de Baja California, en las dunas de las costas del complejo lagunar Ojo de Liebre y Guerrero Negro, se rescató la proa de una canoa de 210 años de antigüedad, posiblemente fabricada por indígenas bajacalifornianos o arrastrada por las corrientes del norte, y reutilizada por los grupos que habitaron la península.

Este vestigio, encontrado en la Laguna Manuela, forma parte de una serie de descubrimientos de vestigios de canoas registrados por investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), a lo largo de toda la costa Baja Californiana del océano Pacífico, desde las Playas de Rosarito hasta El Vizcaíno; ahí también han encontrado troncos de madera que deriva de grandes árboles inexistentes en la península, como los de los géneros sequoias gigantes y rojas costeras, aprovechados por los antiguos indígenas para elaborar embarcaciones.

Asimismo, en las islas Arena y San José del Faro y la costa del Golfo de California, el INAH también ha localizado, registrado y recuperado canoas antiguas, algunas creadas y utilizadas por los grupos de la costa oeste de Estados Unidos.

La investigadora Laura Romero Padilla dio a conocer lo anterior, tras destacar que los descubrimientos derivan de exploraciones realizadas por el Centro INAH-Baja California, dirigidos por el arqueólogo Antonio Porcayo, en algunos casos en colaboración con la Subdirección de Arqueología Subacuática del Instituto, como en el caso del rescate de la canoa de Laguna Manuela.

La arqueóloga subacuática dijo que estos descubrimientos han sido de gran relevancia para reconstruir la historia de la navegación en Baja California, actividad que fue importante para los grupos de toda la costa pacífica de Norteamérica, no sólo marítima, sino la practicada en ríos, canales y esteros. Desde épocas muy tempranas se implementó la construcción de diferentes canoas, cuyo uso estaba en función del medio acuático que se pretendía navegar.

“Hay evidencias tempranas de las plank canoe de los indígenas chumash —amerindios del sur de California—, que datan de 950 a 1150 después de Cristo. Asimismo, los trabajos etnográficos entre los indios tolowa (tribu del norte de California) narran las travesías cuando se internaban en el mar para realizar actividades de tipo ritual, como la caza anual del león marino. Otro ejemplo a destacar son las balsas de tule y las piraguas de la costa de California, como las embarcaciones de los seri, capaces de hacer viajes intrainsulares desde Isla Tiburón a la Isla de San Esteban”.

La canoa de Laguna Manuela está bajo custodia del INAH en Mexicali, donde es estudiada. Se ha planeado a futuro efectuar pruebas de manufactura, para proponer una posible técnica de elaboración. Asimismo, continúa la búsqueda de la popa que aún está enterrada en las dunas de la costa pacífica, de encontrarse se tendrán más elementos para asegurar si sólo navegaron con ella por vía costera y ríos o si la usaron para surcar el mar.

galeria} 5237.{/galeria}

— CORTESÍA INAH