28 de febrero de 2013 / 12:33 p.m.

México • Canciones de mariachis, rezos y gritos de fervor sirvieron hoy a un centenar de jóvenes mexicanos para despedir al papa Benedicto XVI, fieles que reconocieron que el Pontífice los enamoró cuando visitó su país el pasado año y que por ello lo llevarán siempre en el corazón.

"A todos nos transformó, lo sentíamos un poco lejano al principio y cuando vino a México a todo el mundo enamoró", dijo Sofía Reygadas, una de las integrantes del grupo "10 x México" que hoy organizó un homenaje despedida a las afueras de la Nunciatura Apostólica de la capital mexicana.

Con un grupo de mariachis y con gritos como "se nota, se siente, el Papa está presente", "Benedicto, hermano, tú eres Mexicano" o "México católico y siempre fiel", quisieron agradecerle, entre otras cosas, su visita a este país.

"Estamos muy felices de que haya venido a México. No es coincidencia que Juan Pablo II y él hayan venido. Creo que nos deja una misión como él nos dijo, luchar por la paz y por la justicia y como dice en sus cartas, tener esperanza, tener caridad, tener fe y llevar eso a la práctica", dijo esta joven.

En sus casi ocho años de pontificado, el papa Benedicto XVI viajó a Latinoamérica en dos ocasiones y México fue uno de los tres países elegidos para llevar a cabo una visita pastoral que realizó del 23 al 26 de marzo de 2012.

En ella se entrevistó con el presidente Felipe Calderón y minutos antes de oficiar una misa, sobrevoló en helicóptero el santuario de Cristo Rey donde se reunió con los obispos mexicanos para, posteriormente, tener un encuentro con niños.

Margarita Vázquez, de 23 años, participó en la visita papal con su familia y por eso quiso estar presente hoy en el acto de despedida, que se inició con una misa y un rezo conjunto del rosario.

"Fue una experiencia increíble. Me siento muy privilegiada de que viniera, México lo quiere muchísimo y hasta él mismo cuando vino se sintió como un mexicano", dijo esta joven.

El pasado 11 de febrero, Joseph Ratzinger anunció por sorpresa que dejaba su cargo por su "edad avanzada" y por sentir que le falta el vigor para seguir en el cargo.

Para fieles como María del Mar Becerril, de 20 años, esta decisión demostró "una gran humildad al decir que el mundo necesita alguien más fuerte, que pueda más con este trabajo" y por ello se ve que es una persona "muy sabia".

"Quiero expresarlo y que sienta ese calor de México que lo quiere", apuntaba la joven con la música de mariachis de fondo, que en su día acompañó al pontífice en México, un país cuyos fieles adoraban a Juan Pablo II (que estuvo en tierras mexicanas cinco veces) pero que acabaron por dejarse conquistar por su sucesor.

"A muchos nos faltaba hacer el 'click' porque estábamos enamorados de Juan Pablo II, pero cuando viene Benedicto él también hace 'click' con México. Benedicto para México fue una continuidad, le dio respuesta a muchas verdades que se estaban buscando, significó la respuesta que buscábamos", dijo a Efe Pilar Rebollo, también organizadora del evento.

En mitad del homenaje, las puertas de la nunciatura se abrieron y de ellas salió el nuncio apostólico Christophe Pierre, quien agradeció a los asistentes su fervor y dijo que este "es un momento triste" por la despedida del Papa pero que hay que seguir acompañándolo en la oración.

Este jueves, las campanas de las catedrales y templos de las diócesis y prelaturas del país, entre ellas la de la Catedral Metropolitana, repicarán 60 veces a partir de las 13.00 hora local (19.00 GMT), cuando entra en vigor la renuncia de Benedicto XVI, para agradecer al pontífice su labor al frente de la Iglesia católica.

México es el país de habla hispana con mayor número de católicos del mundo ya que, según datos del gobierno mexicano, los católicos representan el 83 por ciento de la población.

Los mexicanos aseguraron hoy que llevarán a Benedicto XVI en su corazón y el Papa llevará además a los mexicanos en los pies, pues cuando deje de ser papa, Ratzinger vestirá sotana blanca y usará los zapatos que le regalaron artesanos de la ciudad de León durante su viaje a México que, según ha revelado su entorno, le resultan tan cómodos y tanto le gustan.

EFE