7 de febrero de 2013 / 04:34 p.m.

En la conmemoración del Día Mundial contra el Cáncer en el Instituto Nacional de Cancerología (Incan), la secretaria de Salud, Mercedes Juan, aseguró que esta enfermedad no es una sentencia de muerte, pues si se detecta a tiempo puede ser tratada de manera efectiva y prevenirse hasta en un tercio de los casos.

En tanto, el rector de la UNAM, José Narro Robles, destacó que el cáncer tiene una vertiente que afecta económicamente a las familias e impacta a los sistemas de salud gubernamentales, además de generar horas de angustia, dolor y sufrimiento a los familiares y los enfermos.

El director del Incan, Alejandro Mohar, advirtió que existe un estigma social asociado a este padecimiento que deja anualmente 80 mil muertes en México, y destacó que muchas de ellas pueden evitarse y prevenirse, salvando millones de vidas por medio de la concientización a la sociedad.

El Incan contará a partir de julio próximo con nuevas instalaciones para atender principalmente el cáncer de mama con 180 camas adicionales, y para mejorar la calidad en las 200 mil consultas que proporciona anualmente a los pacientes.

El doctor Mohar Betancourt informó que se han invertido en el llamado nuevo Incan dos mil millones de pesos, y consideró que el Seguro Popular debe ampliar la cobertura a otros tumores como los de ovario, colon y pulmón, porque son los más frecuentes después de los de cérvix y mama, que sí cubre el Seguro Popular, junto con el linfoma, el cáncer testicular, de próstata y el trasplante de médula ósea, y con ello se cubriría casi 70 por ciento de las personas con este padecimiento.

El rector Narro afirmó que el cáncer ha sido uno de los grandes problemas de salud pública de México durante los últimos años, el cual particularmente requiere atención para la gente más necesitada. Destacó la calidad de la escuela de Cancerología que forma a los mejores especialistas, aunque admitió que no son suficientes para atender la creciente demanda.

La secretaria Mercedes Juan habló de los mitos respecto al cáncer, como que “es una sentencia de muerte”, y aseguró que muchos tipos pueden ser curados y tratados de manera efectiva; también descartó el mito sobre “el cáncer es mi destino” porque, “aplicando las estrategias adecuadas, un tercio de los tipos de cáncer más comunes pueden ser prevenidos”. Asimismo, rechazó que el cáncer sea solo un problema de salud porque tiene implicaciones sociales, económicas, de desarrollo y derechos humanos, y no se trata de un padecimiento exclusivo de personas y países con alto nivel económico, porque afecta a todos por igual.

Señaló que el gobierno federal busca cambiar la política de salud para que la prevención no se quede en el discurso, y por ello mantienen pláticas con las autoridades hacendarias para lograr más recursos para esas campañas. “El gran cambio que hay que dar es difundir y educar a la población” en materia de salud.

El doctor Abelardo Meneses, director médico del Incan, dijo que mientras actualmente las instalaciones para atender el cáncer de mama constan de unos 400 metros cuadrados, en el nuevo edificio se contará con cinco mil metros cuadrados que integrarán la clínica de mama que prevé inaugurarse en marzo próximo, la consulta externa de cirugía, oncología médica, la unidad de aplicación de catéteres y administración de quimioterapia.

— LORENA LÓPEZ