En 1983, Diego Armando Maradona tomó un balón casi en medio campo, sin rivales avanzó hasta el mano a mano frente al portero, que sin problemas superó, ya con el marco abierto detuvo la pelota y se dio el lujo de driblar a un defensa dejándolo en ridículo ante su propia gente, lo que le valió el aplauso del respetable.
17 de octubre de 2014 / 04:23 p.m.

Muchos aficionados al Real Madrid están indignados por el posible homenaje que la Liga Española le está organizando a Lionel Messi en el estadio Bernabéu, pero no hay que hacer mucha memoria para recordar que alguna vez en este mismo estadio ya se le ha homenajeado, sin que estuviera planeado a grandes figuras del Barcelona.

En el 2005 se le aplaudió de pie a Ronaldinho, en ese momento 10 del Barca, después de anotar el 3-0 con el que los blaugranas derrotaron al Madrid.