17 de abril de 2013 / 01:29 a.m.

México.- Desde 1997 cada 16 de abril se celebra el Día Internacional contra la Esclavitud Infantil en conmemoración al asesinato de Iqbal Masih, niño Paquistaní que murió a los 12 años de edad al ser alcanzado por un disparo.

Iqbal tenía cuatro años cuando fue entregado por su padre al propietario de una empresa de alfombras con quien trabajaría 12 horas diarias hasta cubrir la deuda adquirida por su padre. Sin embargo la deuda en vez de reducir, con el paso del tiempo fue aumentando debido a nuevas deudas de su progenitor.

Cinco años después el niño Paquistaní conoció a Ehsan Khan, un activista que luchaba por terminar con las condiciones de esclavitud en el trabajo. Iqbal siguió su ejemplo y comenzó a luchar contra la esclavitud infantil, convirtiéndose en un héroe para otros niños que también sufrían la esclavitud. Como respuesta a sus protestas el niño fue alcanzado por una bala mientras se montaba en su bicicleta.

Ésta jornada está dedicada a denunciar el empleo de menores en situaciones extremas relacionadas al hambre y malos tratos.

Aún no se puede hablar de la erradicación del trabajo infantil debido a la situación económica de muchas familias, lo que sí se puede hacer es denunciar la esclavitud y la explotación laboral de los más vulnerables y desprotegidos quienes de un momento a otro dejan de ser niños.

Y las cifras no son nada alentadoras, se estima que en todo el mundo existen 400 millones de niños esclavos (menores de 14 años), de los cuales 165 millones tienen menos de 5 años.

Un viejo proverbio chino dice: "La vida de un niño es como un trozo de papel sobre el cual todo el que pasa deja una señal". Sobre los cuerpos de los niños trabajadores no se dejan mensajes de Amor, sino heridas profundas que les mutilan para el resto de sus vidas. Padecen esta condena sólo porque son débiles, indefensos, y por eso fácilmente explotables.

Neil Kearney