24 de abril de 2013 / 05:52 p.m.

Hoy, 24 de abril se celebra el Día Mundial contra el Ruidocon el objetivo de crear conciencia sobre sus efectos y las medidas preventivas para evitar daños en la salud integral.

Según la Real Academia Española, el ruido es un sonido inarticulado por lo general desagradable. Al referirnos a la contaminación acústica hacemos referencia al ruido con una alta intensidad que puede incluso ser perjudicial para la salud humana, siendo considerado sonido no deseado el que sobrepasa los 65 decibelios.

La Organización Mundial de la Salud(OMS) afirma que el 76% de las personas que viven en las grandes ciudades sufren de un impacto acústico, muy superior al recomendable y esto se refleja en su calidad de vida manifestándose a través de: estrés, irritabilidad, hipertensión, dolores de cabeza, taquicardias, fatiga, sordera, aceleración respiratoria y cardiaca y problemas cardiovasculares, problemas del sueño y molestias digestivas así como la disminución de la capacidad y del apetito sexual.

Las construcciones, el transporte, las bocinas de autos, las sirenas de ambulancias, los parlantes con música en los centros comerciales son algunos de los factores contaminantes que sobrepasan los 60 decibelios.

Lo que está en nuestras manos

Reducir el ruido y la contaminación acústica está en nuestras manos y algunas opciones son:

Control en automóviles, evitar tocar la bocina.

En caso de usar motocicletas, usar el silenciador.

Reducir el uso de auriculares ya que multiplican el potencial de efectos dañinos.

Evitando las conversaciones de a muchas personas en donde todos hablen a la vez, aunque parezca extraño la contaminación acústica también se puede dar por el habla.

En caso de exponerse a ruidos de maquinarias o fuentes de altas emisiones por más de 1 hora, es aconsejable usar tapones de silicona.

Concientizar a las personas de esta forma de contaminación, la falta de información y la aceptación del ruido como algo común es uno de los principales problemas a resolver.

REDACCIÓN.