13 de abril de 2013 / 05:48 p.m.

Monterrey  • Por qué no tener una ensalada completa en un solo dulce? Y qué mejor si el postre es uno de los productos icónicos de Nuevo León.

Desde hace poco más de un mes existe la “Glorinopal”, una tradicional “gloria de Linares”, pero que tiene como ingrediente principal el nopal.

El producto busca convertir al postre icónico de la gastronomía local en un producto con una visión enfocada principalmente en la salud.

Aunque éstas “glorias” no se producen en Linares, sino en su vecino Montemorelos, su comercializador José Garza menciona que el dulce busca conservar su concepto original, sólo que adicionado con la fibra del nopal y reducido en grasas, pues no contiene leche.

“Nosotros quisimos sacar un producto equivalente a la gloria pero hecho con nopal, pero hay que aclarar que también tiene piloncillo, un ingrediente meramente regional”, Garza, a su vez creador de las glorias.

El dulce tiene algunas semanas en el mercado y se ha lanzado junto a una variedad de productos en donde el nopal es el ingrediente estrella. Aunque se presenta envuelta en el tradicional papel celofán, éste es color amarillo y su sabor es más ácido, como si se tratase de un rollo de frutas.

Para su creador, es difícil concebir la importancia que tiene el nopal para países extranjeros, mientras que en México su consumo no es tan regular.

Las propiedades de la cactácea son reconocidas mundialmente. Elemento indispensable de la cocina prehispánica, hoy en día el nopal ha tomado gran protagonismo para prevenir o tratar la diabetes.

UNA HISTORIA SABROSA

El dulce de leche quemada, en sus diversas presentaciones, no falta en las mesas del noreste de México desde los tiempos de la Colonia.

Sin embargo, la historia de las famosas “Glorias de Linares” comenzó en la década de 1930, cuando doña Natalia Medina Núñez empezó a vender los dulces de leche quemada con otra presentación. Desde entonces, su creación se ha vuelto el dulce tradicional del estado.

“Cuando se crearon los dulces, en Nuevo León y en el mundo, se pensaba estrictamente en el sabor y no en su contenido. Las glorias son muy sabrosas y muy conocidas, pero por la leche tienen mucho contenido graso y de colesterol”, afirma.

Bajo una visión saludable, se pensó en incluir un ingrediente rico en fibra en uno de los dulces más ricos de la región.

Por ello se pensó en el nopal, el alimento predilecto en lo que se refiere a la fibra.

“La fibra es en elemento más escaso en la dieta occidental”, comenta.

Inicialmente se pensó en elaborar harina de nopal y así comercializarla en diversos negocios. Sin embargo, ésta presentación no tuvo eco en los negocios locales, entonces se pensó colocarla en un producto accesible y que la mayoría conociera. Y así nació la gloria.

DESARROLLO DE LA IDEA

José Garza dice que el producto se realiza mediante un proceso mecánico en Montemorelos, en donde la siembra del nopal está exenta de pesticidas o sustancias químicas.

Su consumo, dice, sería benéfico para una sociedad como la nuevoleonesa, donde un 70 por ciento de su población mayor –y el 25 por ciento de sus niños- padecen sobrepeso, según un estudio de la Secretaría de Salud estatal de 2010.

Mientras que en el rubro de la diabetes, la propia dependencia estatal registró que el 15 por ciento de la población padece este problema, frente al 12 por ciento que existe como media a nivel nacional.

Por ahora, su ingreso al sector comercial de la localidad ha sido limitado.

“Lo que sí sabemos es que quien las prueba, se vuelve un cliente seguro”.

Con apenas dos meses en el mercado, las Glorinopal y otros productos se pueden encontrar en el Café Nuevo Brasil, así como en establecimientos de una cadena comercial de franquicia norteamericana.

GUSTAVO MENDOZA