25 de julio de 2013 / 01:30 p.m.

Aparecida• El papa Francisco puso al pueblo latinoamericano bajo la protección de la Virgen de Aparecida, la patrona de Brasil, exhortó a los fieles a no perder la esperanza y afirmó que aunque el “diablo, el mal, existe, no es el más fuerte, el más fuerte es Dios”.

El pontífice también pidió a los padres y educadores que transmitan a los jóvenes los valores que les hagan artífices de un mundo más justo, solidario y fraterno.

Francisco hizo estas manifestaciones en la misa que ofició ayer en una mañana fría y lluviosa en el santuario mariano de Nuestra Señora de Aparecida.

Francisco viajó a Aparecida para postrarse a los pies de la virgen, y pedirle por el éxito de la 28 Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) y poner al pueblo latinoamericano bajo su protección.

“En vista de la JMJ que me ha traído a Brasil, también vengo a llamar a la puerta de la casa de María para que nos ayude a todos, pastores del pueblo de Dios, padres y educadores, a transmitir a nuestros jóvenes los valores que los hagan artífices de una nación y de un mundo más justo, solidario y fraterno”, afirmó.

Señaló que aunque en la vida se presentan dificultades, “Dios nunca deja que nos hundamos”, y aseguró.

que aunque “el diablo, el mal, existe, no es el más fuerte. El más fuerte es Dios y es nuestra esperanza”.

Señaló que hoy día los jóvenes sienten la sugestión de ídolos “que se ponen en el lugar de Dios y parecen dar esperanza, como son el dinero, el éxito, el poder, el placer” y que ello se debe a la sensación de soledad y vacío que sufren “y que les lleva a la búsqueda de compensaciones de estos ídolos pasajeros”.

La Iglesia está luchando en América Latina para impedir que los católicos emigren a las Iglesias evangélicas y pentecostales que a menudo prometen ayuda en la búsqueda de la riqueza material, una atracción seductora en un continente plagado de pobreza.

Llamado de la arquidiócesis

La Arquidiócesis de México invitó a los jóvenes católicos a reunirse para dar seguimiento a la visita del Papa en Brasil a través de los medios audiovisuales o por redes sociales, y después realizar un análisis de esto, incluso en sus parroquias.

El Sistema de Información de la Arquidiócesis difundió cinco opciones para dar seguimiento a la JMJ: reunirse con otros jóvenes a orar por el Papa, por los asistentes, y por los a seguidores de la JMJ a través de medios audiovisuales. Rezar el rosario, hacer adoración ante el Santísimo u oración espontánea.

Convocó a ver por tv o internet las misas y los diversos eventos. Recomendó que para esto hay varios canales católicos que transmitirán en tiempo real, por ejemplo, el Sembrador, en Cablevisión; Mariavisión, en Skype; EWTN, en internet.

EFE, AP Y EUGENIA JIMÉNEZ