28 de mayo de 2013 / 01:20 p.m.

Estados Unidos •

Antes de que el cabo Thomas Cotton Jones muriera durante la Segunda Guerra Mundial en 1944, escribió su “última voluntad” a quien encontrara su diario: que por favor se lo dieran a Laura Mae Davis, la mujer que amaba.

Davis sí llegó a leer el diario, pero casi 70 años después, cuando lo vio exhibido en una vitrina del Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial.

“No tenía ni idea de que hubiera un diario allí”, dijo la mujer de 90 años, que vive en Mooresville, Indiana. Los ojos se le llenaron de lágrimas al verlo.

Laura Mae Davis Burlingame, quien se casó con un miembro del Cuerpo Aéreo del Ejército en 1945, fue al museo de Nueva Orleans el 24 de abril para ver si había algún recuerdo del joven infante de Marina que había sido su enamorado en la preparatoria.

“Pensé que me gustaría ver fotos de él y de los compañeros con los que había servido, y artículos acerca de adónde fue”, explicó.

Por eso le sorprendió encontrar el diario del joven que entonces tenía 22 años.Eric Rivet, curador del museo, le permitió echarle un vistazo al diario, utilizando guantes blancos para proteger el papel viejo.Ésa fue la primera vez, en sus 17 años de trabajo en dicho recinto, que alguien encontró “una mención sobre sí mismo en uno de los objetos exhibidos”, dijo Rivet.El diario fue un regalo de Davis a Jones. Se conocieron en la generación de 1941 en la preparatoria Winslow. “Él era jugador de baloncesto y yo porrista”, recordó ella.Jones le dio su anillo de graduación, aunque no estaban comprometidos, acotó. Habían salido juntos durante la preparatoria y asistieron como pareja al baile de graduación.

Cotton redactó sus primeras líneas cuando era soldado raso, poco menos de un año antes de que muriera. Inició escribiendo “La historia de mi vida en mi paso por el Cuerpo de Infantería de Marina de Estados Unidos... Y sobre todo mi amor por Laura Mae, de la cual mi corazón está completamente lleno. Así que si tienen la oportunidad, por favor devuélvanselo a ella. Escribo esto como mi última voluntad”.

Jones murió el 17 de septiembre de 1944 a consecuencia de una bala disparada por un francotirador japonés que le atravesó la frente en el tercer día del asalto de Estados Unidos a Peleliu, una isla del archipiélago de Palau.

Una fotografía de ella cubre casi toda la contraportada del diario, de 10 por 17 centímetros. La imagen en blanco y negrotenía retocadas las mejillas de color rosa y los labios de color rojo oscuro.

Ella se lo había dedicado: “Con amor, Laurie”.

AP