10 de junio de 2013 / 01:53 a.m.

El arzobispo de San Salvador, José Luis Alas, indicó que “"no va a ser fácil que nos impongan una legislatura pasando por encima de nuestra propia Constitución con presiones internacionales".

San Salvador • La Iglesia Católica de El Salvador advirtió hoy a "organismos internacionales y prepotentes" que será difícil imponer una ley contra el aborto en este país eminentemente cristiano.

El arzobispo de San Salvador, José Luis Alas, dijo a la prensa tras oficiar la homilía en Catedral metropolitana, "que no va a ser fácil que nos impongan una legislatura pasando por encima de nuestra propia Constitución (...) con presiones internacionales".

Alas indicó que la Iglesia está satisfecha como se resolvió en el sonado caso de la joven Beatriz, quien padece de lupus y dio a luz a una niña que solo duró unas cinco horas de nacida, debido a que no tenía cerebro.

"Se protegió la vida de la niña que nació viva y que después murió de forma natural. Pensamos que la corte hizo bastante para proteger los derechos de esa persona como la Constitución lo señala", dijo el prelado.

La joven había solicitado a la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), autorización para practicar un aborto terapéutico, debido a su delicada salud y porque el feto se había formado sin cerebro.

La Corte no permitió el aborto tras aducir que la Constitución no privilegia la vida sólo de la madre sobre la del hijo, sino a ambos, y por tanto ordenó a las autoridades de Salud proteger la vida de ambos hasta donde la ciencia se los permitiera.

Hace una semana, Beatriz presentó contracciones de manera natural y los médicos le practicaron una cesárea y el bebé vivió sólo cinco horas.

"Hubo intención de matar a ese niño y que no naciera, sin embargo no se le mató. Estamos contentos", enfatizó el jefe de la Iglesia católica, al lamentar también que se haya "manipulado" a la joven, su familia y la sociedad con la intención de despenalizar el aborto.

Se pregonó que Beatriz se estaba muriendo y que también padecía de insuficiencia renal, lo cual no era cierto, pues bien "sabemos que lo que se quiere es abrir la puerta para que haya aborto", apuntó.

El obispo calificó como una estratagema que han utilizado algunos países de presentar un caso emblemático para conseguir legalizar el aborto.

Afirmó que se ha querido "pasar el artículo de la Constitución con presiones internacionales, valiéndose de organismos que se entrometen por su prepotencia, por su dinero y creo que no va a ser fácil porque la sociedad salvadoreña ha crecido democráticamente y es sensible".

Organismos conservadores que velan por la vida realizaron diferentes actividades para no permitir el aborto de Beatriz, igual que feministas que exigían lo contrario.

NOTIMEX