2 de julio de 2013 / 01:32 p.m.

 El director general del Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como Banco Vaticano, Paolo Cipriani, y el vicedirector, Massimo Tulli, han presentado su dimisión, informó ayer la oficina de prensa de la sede pontificia.

La renuncia de ambos, que fue aceptada por la Comisión de Cardenales y la dirección de la superintendencia, se produce tras la detención el viernes del alto prelado Nunzio Scarano, acusado de fraude y corrupción en una investigación sobre las supuestas irregularidades de la institución bancaria vaticana.

""El director del IOR, Paolo Cipriani, y el vicedirector, Massimo Tulli, han dimitido de sus cargos. Tras muchos años de servicio, los dos han tomado esa decisión en el mejor interés del instituto y de la santa sede"", señaló el Vaticano en un comunicado.

Agregó que ""el Consejo Supervisor y la Comisión de Cardenales han aceptado las dimisiones y han pedido al presidente del IOR, Ernst von Freyberg, que asuma de manera interina las funciones de director general con efecto inmediato"".

La Autoridad de Información Financiera (AIF) —organismo creado por Benedicto XVI en 2010 para vigilar la transparencia económica del vaticano—, ha sido informada y la Comisión especial creada por el papa Francisco el 26 de junio para la reforma del IOR también, precisó el comunicado.

Von Freyberg estará ayudado por Rolando Marranci, que asumirá de manera interina la vicedirección, y Antonio Montaresi, como responsable de Proyectos Especiales.

Marranci trabajó en un banco italiano en Londres como jefe de Operaciones y Montaresi en varias entidades de Estados Unidos como director de Riesgos.

EFE