10 de noviembre de 2013 / 08:54 p.m.

Río de Janeiro.- El diseñador brasileño Alexandre Herchcovitch dice haber creado los pantalones vaqueros más deseados: elaborados con mezclilla de alta tecnología que combate la celulitis con el fin de que quienes los usan perfeccionen sus cuerpos para la playa, incluso cuando estén abrigadas en los ligeros inviernos brasileños.

La "mezclilla de la belleza" de Herchcovitch, que según él usa el calor corporal y lo convierte en rayos infrarrojos que estimulan la microcirculación para combatir la celulitis, fue presentada por primera vez con la colección de invierno 2014 que el diseñador llevó a Fashion Río, evento que se extendió cuatro días y concluyó el sábado.

El jurado aún desconoce la veracidad de las afirmaciones del diseñador que asegura haber elaborado la primera mezclilla anticelulitis. Herchcovitch dice que los cinco años de investigación dedicados a este producto demuestran que es efectivo, pero los expertos médicos afirman que no hay cura milagrosa para la celulitis. De todas formas, los modelos que usaron la tela no parecían tener necesidad de microcirculación mientras caminaban por la pasarela.

Luciendo pantalones vaqueros de corte estrecho y trajes tipo body elaborados con retazos de mezclilla en colores índigo y gris con brillos metálicos, las modelos se veían como rudas encarnaciones urbanas de caballeros medievales en armadura.

Las combinaciones de pantalones vaqueros estrechos y faldas plisadas asemejaban la vestimenta de una Juana de Arco del siglo XXI, en tanto que las gafas de sol de alto impacto, de gran tamaño y con la forma de máscaras de esquí, evocaban al visor protector de un caballero urbano.

Además de la "mezclilla de la belleza", el otro material que destacó en las pasarelas de Río fue el ante. Pintado a mano, o cortado con láser en tonos pardos o colores sorprendentes, fue muy utilizado en las muestras de invierno de 2014, que iniciaron en medio de un clima inusualmente frío y cielos grises para la primavera del hemisferio sur.

La reina del cuero en Brasil, Patricia Viera, se asomó a la década de 1970 para hacer su colección de maxi vestidos y pantalones acampanados elaborados en piel flexible en tonos gema y cortados con láser en forma tan intrincada que parecían hechos con encaje.

La colección también incluyó la clase de piezas pintadas a mano que se han convertido en algo característico suyo, entre ellas pantalones acampanados y faldas de las que brotan flores multicolores. Lo más destacado de la colección fueron los minivestidos de ante y las chaquetas con flecos engalanadas con muñecas Kachina de gran tamaño hechas por los indios hopi.

AP