10 de abril de 2014 / 04:12 a.m.

La idea de volver a ver a su equipo campeón fue motivo suficiente para que los aficionados felinos sacaran su atuendo de gala para dirigirse a la cita con la Copa.

 

A diferencia de otras ocasiones, los fieles seguidores felinos llegaron sin presión ni temor alguno, se tomaron su tiempo para llegar al Volcán, pues desde casi cuatro horas antes del arranque del encuentro comenzaron a lucir los colores felinos en las inmediaciones del estadio.

La marea amarillo con azul se dejó ver, hinchas con sus playeras orgullosamente tigres, los que mas sus rostros pintados pero todos con el mismo objetivo ver a su equipo levantar la Copa.

Dos aspectos diferentes se vivieron en esta ocasion, el primero, tal y como se ha dado a lo largo de la Copa, se vieron mas familias llegando al estadio y el segundo, que no había una sola playera rival en los alrededores del estadio.

En la cancha los Alebrijes saltaron al cesped trajeados, con la famosa manta que resalta el honor de los oaxaqueños por jugar ante la hinchada de Tigres, a la cual destacan como la mejor de México.

La fiesta estaba lista en la tribuna esperando el primer gol para iniciar la celebración algo que tardó 35 minutos para estallar.