28 de junio de 2014 / 10:06 p.m.

Un James Rodríguez titánico marcó dos goles y Colombia avanzó el sábado por primera vez a los cuartos de final de una Copa del Mundo al vencer 2-0 a Uruguay.

El enlace de 22 años llegó a cinco dianas y es la gran figura del campeonato, por encima de estrellas como Lionel Messi, Neymar y el ya eliminado Cristiano Ronaldo.

Colombia, ganadora de sus cuatro partidos, enfrenta en cuartos de final nada menos que al anfitrión Brasil, que avanzó el sábado al superar a Chile en una definición por penales.

Este plantel colombiano, con James como portaestandarte, eclipsó los máximos logros de la generación de Carlos "Pibe" Valderrama, capitán de la selección que disputó tres mundiales consecutivos (1990, 1994, 1998) y que alcanzó la segunda ronda en el torneo de hace 24 años en Italia.

El grupo dirigido por José Pekerman llegó a Brasil a romper hitos y lo ha hecho con un fútbol vistoso y arrollador: 11 tantos a favor y apenas dos en contra. Disminuido antes de arrancar el torneo por la baja del goleador Radamel Falcao, el equipo se creció alrededor de la figura de James, un "10" con visión, toque y gol.

Después de 16 años sin disputar un Mundial, Colombia arrasó con el Grupo C, en el que despachó 3-0 a Grecia, 2-1 a Costa de Marfil y 4-1 a Japón, para avanzar apenas por segunda ocasión a la segunda ronda. Pero no quedó allí.

Con el estadio Maracaná como escenario de lujo, repleto de colombianos vestidos con camisetas amarillas, el equipo de Pekerman salió a comerse a una Celeste sin colmillo en el ataque tras la suspensión de su artillero Luis Suárez por morder a un oponente en el triunfo 1-0 sobre Italia que aseguró su clasificación.

La velocidad por las bandas del volante Juan Guillermo Cuadrado y los laterales Camilo Zúñiga y Pablo Armero, descarados para irse al ataque, desquició a una zaga celeste que aguantó como pudo.

El martilleo colombiano rindió frutos a los 28 minutos, cuando James regaló una de las joyas del torneo. El uruguayo Alvaro Pereira despejó un balón al borde del área y Abel Aguilar lo devolvió de cabeza para James. El volante, parado de espaldas a la portería un par de metros frente a la medialuna, durmió la pelota de pecho y, sin dejarla caer, dio media vuelta y definió con una volea de zurda que pegó en el travesaño y superó la estirada del arquero Fernando Muslera.

La sonrisa de niño travieso iluminó el Maracaná, que se rindió a sus pies.

Uruguay intentó responder antes del descanso, y el portero colombiano David Ospina evitó el empate al atajar con buenos reflejos un cabezazo de Edinson Cavani. Sin su socio Suárez en el ataque, el ariete del Paris Saint-Germain estuvo aislado y poco pudo hacer, más allá de otro remate a los 85 que Ospina atajó con una buena estirada.

James, compañero de Falcao en el Mónaco, hizo el segundo a los 50 en una gran jugada de conjunto. Armero se escapó por la banda izquierda y mandó un centro al segundo poste, donde Cuadrado lo bajó de cabeza y James definió en la puerta del arco.

Uruguay amenazó en la última media hora, pero un brillante Ospina salvó el arco colombiano en dos ocasiones.

A los 64, el portero del Niza se tiró para tapar un bombazo de Cristian Rodríguez, y a los 79, paró con el cuerpo un mano a mano con Maximiliano Pereira.