14 de agosto de 2013 / 01:28 p.m.

México • Doña María y La Castigada son dos de las 35 campanas que ofrecerán un gran concierto para festejar el bicentenario de la Catedral metropolitana este viernes a las 8:00 de la noche, en el que la segunda participará por primera ocasión en una armonía, ya que su apodo se refiere a que fue silenciada por ocasionar la muerte de una persona.

Cada una de las campanas tiene su historia, desde la más antigua, Santa María de la Asunción, mejor conocida como Doña María y colocada en 1573, hasta la última la de San Juan Diego que se colocó en la quinta visita del papa Juan Pablo II a México donde canonizó al vidente del Tepeyac en 2002.

Para Rafael Parra, el campanero mayor de Catedral que lleva en ese cargo 18 años, el concierto Los sonidos de las campanas será una oportunidad para que se distingan los tonos, porque ninguna de las 35 piezas de bronce suena igual, “todas tienen diferentes voces y es momento de que la gente las conozca”, comentó.

PERDONADA

La Castigada se llama así porque en 1967 mató a un joven que intentó tocarla y por su falta de pericia no se agachó a tiempo, por lo que el bronce le dio un golpe mortal al pendulear.

Los canónigos de Catedral inicialmente decidieron castigarla 10 años por su delito, no obstante, estuvo silenciada por más de tres décadas hasta que, en el año del Jubileo de la Iglesia católica (2000) se le solicitó al cardenal Norberto Rivera que le otorgara el perdón, el cual fue concedido.

El entonces rector de la Catedral, José de Jesús Aguilar, subió al campanario para realizar unas oraciones de exorcismo y así liberarla del castigo; sin embargo, quedó marcada, es la única campana que lleva una cruz con pintura roja como recuerdo de la tragedia.

Aunque La Castigada ha repicado desde hace 13 años con sus compañeras, el viernes será la primera ocasión desde que se le perdonó en que participará en un concierto.

Las otras dos protagonistas en la armonía serán La Ronca, apodada así en 1516 por su sonido grave y solemne, además de Doña María, que es el bronce más antiguo que pende en el campanario.

También destaca en el concierto la participación de Nuestra Señora de los Ángeles, que fue la encargada de repicar para anunciar que se iniciaba el toque de queda en 1616 en la Ciudad del México y sonaba durante 20 minutos para dar tiempo a los habitantes de refugiarse en sus casas.

TODAS JUNTAS

Las campanas se han doblado a duelo juntas al entrar por la Puerta Jubilar de Catedral los cadáveres de los arzobispos y cardenales Miguel Darío Miranda Gómez y Ernesto Corripio Ahumada, en 1986 y en 2008, respectivamente.

Además han repicado en su totalidad al entrar a la Catedral por primera vez un nuevo arzobispo de México, como sucedió en 1995 con Norberto Rivera Carrera. También tocaron a vuelo el 26 de enero de 1979, con motivo de la primera visita de Juan Pablo II a México, y en su quinta y última visita al país, en la madrugada del 30 de julio al 1 de agosto de 2002, para celebrar la canonización de Juan Diego.

Adicional a las fechas especiales mencionadas, las 35 campanas repican juntas cinco veces al año: en la fiesta de Corpus, en la noche del 15 de septiembre, en la noche de Navidad, en la misa de Año Nuevo y en la misa de Pascua.

La torre oriental de la Catedral tiene 18 campanas y la occidental tiene 17, una de las cuales es laSanta María de Guadalupe, de 13 toneladas de peso.

Otras campanas que destacan son Nuestra Señora del Carmen, fundida en 1746; Nuestra Señora de la Piedad, fundida en 1787, y Nuestra Señora de Guadalupe, fundida en 1654 y que junto con las anteriores forma una triple.

También repicarán San José, fundida en 1757; Santa Bárbara, elaborada en 1731 y colocada con la campana Santo Domingo de Guzmán; San Rafael Arcángel, fundida por Juan Soriano en 1745 y que se le colocó en el candil principal que mira a la Plaza de la Constitución, y la San Miguel Arcángel, que fue forjada en 1658.

Entre los sucesos curiosos del campanario resalta que en 2007 se encontró una cápsula del tiempo en la torre oriente que fue colocada cuando concluyeron esa estructura. En la cantera del remate se inscribió la fecha (mayo 14 de 1791), y el nombre Tibursio Cano. Dentro de la caja de plomo encontraron medallas religiosas, monedas de la época, un relicario, una cruz de palma y diversas imágenes de santos.

 — EUGENIA JIMÉNEZ Y NORMA PONCE