15 de agosto de 2014 / 10:00 p.m.

Stephen Curry fue quien tomó la palabra antes de ser bañados y dijo que todos en el equipo aceptaban este reto, aunque finalmente no todos cumplieron su palabra y sólo fueron 6 los sacrificados.

REDACCIÓN