3 de septiembre de 2014 / 01:38 a.m.

Jerry Jones abrió el campamento de pretemporada diciendo cuán jóvenes son estos Cowboys de Dallas. Durante un almuerzo con motivo del próximo comienzo de la campaña, dijo a miles de aficionados que muchos de estos jugadores enfrentarán una batalla "cuesta arriba".

No es exactamente la retórica que caracteriza a un dueño eternamente optimista, que en tantas ocasiones ha pronosticado títulos desde la pretemporada.

Los Cowboys tienen a un quarterback de 34 años, Tony Romo, quien viene de someterse a una cirugía de espalda. Rolando McClain tendrá posiblemente la titularidad como linebacker central, apenas unos meses después de que había decidido retirarse.

Y falta mencionar a una línea defensiva donde es imposible encontrar una sola estrella y que difícilmente presionará a los quarterbacks contrarios, de cara al domingo, cuando Dallas comienza la campaña ante San Francisco.

"Pienso que hay una diferencia entre ser optimista y exagerar los pronósticos", dijo Jones después de que los Cowboys concluyeron la pretemporada sin una sola victoria. "Hay algunos chicos ahí que no tienen un nombre conocido, otros que se retiraron, otros que vienen de lesiones. ¡Hombre, éste es un grupo que no está probado!"

Quizás el entrenador Jason Garrett tampoco lo está. Pese a contar con un plantel joven y a las abundantes dudas sobre una defensiva que permitió la mayor cantidad de yardas de toda la NFL el año anterior, Jones no promete continuar la relación laboral con Garrett más allá de esta temporada.

"Si yo dijera eso, le estaría dando un contrato, y aquí no operamos de esa manera", dijo Jones. "De ningún modo he cerrado esa puerta, pero he decidido ya que vamos a operar este año con la condición actual de su contrato".

Garrett protagonizó los esfuerzos por renovar un plantel que era uno de los más viejos de la liga, para convertirlo en uno de los más jóvenes, en unas cuantas campañas. Mientras, los Cowboys han tenido foja de 8-8 y se han quedado fuera de los playoffs en las tres campañas completas bajo las órdenes del entrenador.

Esos tres años terminaron con derrotas ante rivales de la División Este de la Conferencia Nacional, en partidos donde estaba en juego el boleto a postemporada o la eliminación. Si Dallas queda fuera de los playoffs otra vez en esta campaña, igualará un récord indeseable de la franquicia, de cinco años consecutivos sin llegar a postemporada.

"Comenzamos con un plan de rejuvenecer el equipo, de construirlo en la forma correcta, de colocar las piedras angulares, y creo que lo hemos hecho", dijo Garrett. "¿Está completa esa tarea? No está siquiera cerca de completarse. Lo entendemos".

AP