3 de febrero de 2014 / 05:52 a.m.

Los anunciantes decidieron evitar los riesgos en la publicidad difundida por televisión durante el Super Bowl de este año.

No hubo bromas crueles, las referencias sexuales se mantuvieron a un nivel mínimo y los guiones incómodos prácticamente desaparecieron. En su lugar, hubo mensajes más mesurados.

Con humor ligero, RadioShack se mofó de su propia imagen con iconos de la década de 1980, como el Lobo Adolescente y el grupo musical de las "Pasas de California". Un anuncio de Coca-Cola abogó por el respeto a la diversidad, mediante una interpretación del tema "America the Beautiful" en diferentes lenguas.

Ese par de ejemplos muestra que el tono de la publicidad fue más ligero en este Super Bowl.

Durante el partido, que habrían presenciado más de 108 millones de televidentes, los 30 segundos de publicidad costaron cuatro millones de dólares. En estas condiciones, era crucial para los anunciantes el cerciorarse de que su gran inversión diera frutos.

Los anuncios estridentes del pasado no siempre han encontrado una buena acogida. Un aviso de GoDaddy.com, que mostraba una toma muy cercana de un largo beso se ubicó entre los que más comentarios negativos recibieron en el pasado.

Así que, este año, los anunciantes se mostraron más cercanos a temas aceptables para las familias, declaraciones con conciencia social, mensajes patrióticos y humor ligero.

"Los anunciantes están recibiendo atención, pero no tratan de extralimitarse", dijo David Berkowitz, jefe de "marketing" de la agencia de publicidad digital MRY. "Muchas marcas decidieron ir a lo seguro desde el comienzo".

Los anuncios más prudentes encontraron una reacción mixta entre los televidentes.

Keith Harris, quien miró el Super Bowl con algunos amigos y familiares en Raleigh, Carolina del Norte, se mostró agradecido por la decisión.

"Los anuncios son menos divertidos, pero es más fácil ver el Super Bowl con tu familia", dijo.

Pero Paul Capelli, residente en West Chester, Pensilvania, consideró que buena parte de los avisos resultó sosa.

"Los mejores anuncios... estuvieron ahí, pero fueron pocos y te dejaron deseando algo un poco más espectacular", opinó.

Muchos anunciantes promovieron alguna causa o se enfocaron en temas emotivos.

Uno de Chevrolet mostró a una pareja que conduce por el desierto a fin de recordar el Día Mundial contra el Cáncer. Chrysler lanzó un aviso de dos minutos protagonizado por Bob Dylan, quien habla de las virtudes de poseer autos construidos en Detroit.

"Dejen que Alemania produzca su cerveza y que Asia ensamble su teléfono. Nosotros construimos su auto", dice Dylan.

AP