MARTHA CEDILLO
4 de marzo de 2014 / 11:02 p.m.

Después de 18 campañas, el pelotero regiomontano Edgar Quintero aún tiene hambre de triunfos y de mejorar sus récords, por esto en esta temporada 2014 de Liga Mexicana de Beisbol quiere contribuir en alcanzar la décima estrella para los Sultanes de Monterrey.

El regiomontano fue la figura titular que reportó a la práctica de la novena sultán, que pisó el campo de juego después de un lluvioso lunes que obligó el entrenamiento en los pasillos y la caja de bateo del gimnasio del estadio de Beisbol Monterrey.

Para el pelotero regio, permanecer en la novena sultán es un orgullo que muestra portando la casaca cada campaña.

"Es una temporada, la número 18 en mi carrera. Para mí es un orgullo pertenecer a una organización como Sultanes y motivado, Gracias a Dios se nos dio una buena temporada en el Pacífico, también, y ahora vamos a tratar de conseguir el título con Sultanes", indicó.

Quintero sabe de la importancia de mantener el buen nivel, sobre todo porque vienen jóvenes peloteros talentosos en busca de su espacio dentro de la novena sultán.

"En lo personal hay números que quisiera alcanzar, eso me motiva para echarle más ganas, viene una camada fuerte de jóvenes, el año pasado ya lo demostraron, eso también nos tiene que obliga de estar lo mejor preparado porque no está fácil la competencia y uno quiere seguir jugando unos años más", expresó el regiomontano.

El pelotero reconoció la calidad de jugadores, de experiencia y novatos, que forman parte del cuadro regiomontano, algo que sin duda, dijo, ayudó a los Sultanes de Monterrey llegar a la final el año pasado.

"Récords personales, mejorar uno mismo, tratar de superar la temporada pasada, superar los números del año pasado, estuve batallando con un hombro, pero aún así tuve uno de mis mejores años, es estar fuera de lesiones, ir por el campeonato y de mejorar en los números personales", indicó.

El cañonero viene de obtener el título en la Liga del Pacífico con Hermosillo, pero no fue convocado para la Serie del Caribe, torneo en el que México con los mismos sonorenses conseguiría el bicampeonato.