18 de diciembre de 2013 / 02:53 a.m.

México.- Algunas materias primas son suministradas a través de las industrias locales próximas a estas fábricas, los envases o la leche por ejemplo, otros en cambio proceden de diferentes puntos del mundo. Las avellanas se importan de Turquía, el aceite de palma se importa de Malasia, el cacao de Nigeria, el azúcar de Brasil y el aroma de vainilla de Francia.

Para hacer la apreciada Nutella se utilizan materias primas procedentes de varios países del mundo, Turquía, Malasia, Nigeria, Brasil, Francia y otros. La globalización de Nutella trae consigo un elevado gasto energético, la huella de carbono de este producto podría ser muy elevada.

Nutella es un conocido producto alimentario elaborado por la firma Ferrero, básicamente con cacao y avellanas, esta crema de chocolate para untar se basa en la gianduja, un dulce de repostería que data del año 1806 y que fue creada en Turín (Piamonte).

Al parecer, en aquél entonces había escasez de cacao debido a dificultades de importación y al bloqueo económico del Gobierno de Napoléon, por lo que los pasteleros decidieron sustituir el cacao por un ingrediente más común y abundante, las avellanas. Pero no es de la historia y orígenes de la gianduja ni de la Nutella de lo queremos hablar, sino de su globalización.

Se trata de un producto tan globalizado que la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), coordinadora de las políticas económicas y sociales, ha decidido utilizar este producto en el estudio que forma parte del informe sobre las cadenas de valor a nivel global. La globalización de Nutella es evidente, nada menos que 250 mil toneladas de este producto se comercializan actualmente en 75 países de todo el mundo.

Pero lo anterior no es lo que más sorprende, se podrían citar otros alimentos que también se comercializan en tantos países, lo que más llama la atención son sus ingredientes, éstos deben viajar miles de kilómetros y proceden de diversas partes del mundo. Sería interesante conocer cuál es la huella del carbono de este producto, posiblemente es uno de los alimentos que encabezarían la clasificación de los alimentos kilométricos.

La compañía Ferrero tiene su sede en Italia y cuenta con fábricas en varios países del mundo, Rusia, América del Norte, América del Sur y Europa. Algunas materias primas son suministradas a través de las industrias locales próximas a estas fábricas, los envases o la leche por ejemplo, otros en cambio proceden de diferentes puntos del mundo. Las avellanas se importan de Turquía, el aceite de palma se importa de Malasia, el cacao de Nigeria, el azúcar de Brasil y el aroma de vainilla de Francia.

Esto quiere decir que la elaboración de un tarro de Nutella implica la participación y colaboración de seis o más países, evidentemente la huella del carbono tiene que ser muy elevada y a pesar de ser un alimento goloso, tras de sí deja un derroche enorme de energía, así como una gran liberación de gases contaminantes a la atmósfera.

La industria agroalimentaria está cada vez más estructurada en torno a las cadenas mundiales de valor, las empresas persiguen adquirir aquellos productos que resultan más rentables, a pesar de que tengan un alto coste medioambiental. Seguramente se podría trabajar con otro sistema que redujera el gasto energético y la huella del carbono, pero esto es algo que va en contra de los intereses de estas grandes compañías.

AGENCIAS