19 de noviembre de 2013 / 11:09 p.m.

Ciudad de México.- La escritora mexicana Elena Poniatowska dijo hoy que dedicará el Premio Cervantes de Literatura a México, un país que le preocupa y al que tiene pensado dejar su legado a través de una fundación. "Se lo dedicaría primero que nada a mi país, a México", así de rotunda fue la escritora cuando le preguntaron a quién dedicará el máximo galardón de las letras en español cuando lo recoja en abril del próximo año. Poniatowska obtuvo hoy el premio por su trayectoria literaria y una dedicación al periodismo, siempre desde un compromiso con la historia contemporánea. En una conferencia de prensa celebrada en la capital mexicana unas horas después de saber que era la ganadora del Cervantes, la escritora y periodista explicó que le gustaría hacer algo por su país y que lleva ya años pensando en hacer una fundación. De hecho, contó, ya dos universidades estadounidenses, Stanford y Princeton, quisieron llevarse todo lo que tiene, entre otras cosas cartas con Carlos Monsiváis, Octavio Paz y Rosario Castellanos, pero ella se negó. "Todo me lo querían comprar y los gringos te pagan muy bien, pero de repente mi hijo Felipe dijo que era una vergüenza que todo se fuera de México", afirmó, por lo que decidió que su fundación tenía que quedarse en su país. Aunque no dio muchos más detalles, la escritora aseguró que el Gobierno del Distrito Federal le va a proporcionar el edificio y que allí se podrían hacer talleres, conferencias. Y es que para Elena Poniatowska, México es una de sus principales preocupaciones: la devastación causada por los recientes huracanes "Ingrid" y "Manuel", los maestros que rechazan la reforma educativa, las iniciativas petrolera y fiscal, pero sobre todo la gente se va a la cama sin casi haber comido. "Que nuestro país se vaya cada vez más para atrás y que seamos los condenados de la tierra, como África", dijo la escritora, quien confió en que "ojalá nosotros salgamos adelante con una única cosa, que es la educación".

EFE