9 de febrero de 2014 / 11:11 p.m.

El entrenador del Sevilla FC, Unai Emery, ha afirmado esta noche, tras perder por 1-4 ante el FC Barcelona, que más que meterse en hablar "de decisiones arbitrales", lo que les perjudicó fue "el estilo del arbitraje".

"Sin enjuiciar si ha acertado o no, que es una labor difícil, lo que sí es determinante es el estilo de arbitraje, que no nos ha beneficiado. Nuestros jugadores estaban con miedo de hacer una presión ante el Barcelona. Hay arbitrajes que lo permiten y otro no, más allá de que el gol del empate llegara en fuera de juego", ha argumentado.

El técnico guipuzcoano ha insistido en que "la acción de Nico Pareja con Messi es una disputa del balón y de ahí nace el gol (1-1). Eso ha minado al equipo. El árbitro -el colegiado cántabro José Antonio Teixeira Vitiene- ha entendido que tenía que pitar todos los contactos".

"Ha sido un buen partido nuestro, con opciones de ganar y el acierto en cada portería ha sido clave. El equipo ha hecho un buen partido y ha tenido un mal resultado", ha señalado.

Emery ha reconocido que llevan muchos goles en contra y que necesitan "romper esta mala racha y eso será cuando el equilibrio entre ataque y defensa tenga más acierto".

Sobre la actuación del delantero argentino Leo Messi, autor de dos de los cuatro goles del Barcelona, ha dicho que estuvo siempre bien controlado pero que ha tenido "la incidencia de determinar el partido a su favor".