1 de mayo de 2014 / 10:37 p.m.

El entrenador del Sevilla, Unai Emery, afirmó tras alcanzar la final de la Liga Europa que el encuentro de hoy era "un partido de corazón" y que más tarde ya analizarán el juego, por lo que destacó el espíritu de Andrés Palop ante el Shakthar y el de Antonio Puerta en el gol de M,Bia.

Recordó que nunca había vivido una situación como la de hoy y recordó el gol de José Mari Bakero en Kaiserlautern y de Andrés Iniesta ante el Chelsea como "algo parecido" a lo de este encuentro.

También señaló que en la celebración de la clasificación hubo algo natural, con un sentimiento de alegría, pero ninguna falta de respeto al Valencia.

"Yo no jugaba contra el Valencia, jugaba a favor del Sevilla", dijo Emery, quien añadió que el partido no había sido bueno y que contemplaban todas las posibilidades ante un "muy buen equipo".

"Hasta ir perdiendo por 3-0 en el minuto 80 estaba contemplado, igual que la prórroga y los penaltis. Sabíamos que podía ser así porque conocemos el potencial del rival", agregó Emery.

"El Valencia es un equipo de elite con hombres como Feghouli y Jonas a los que conozco bien. No jugaba un chico en formación como Alcácer y lo hacía Jonas. Además jugábamos en Mestalla. Yo he estado aquí y sé lo que pesa este estadio", agregó el entrenador vasco del conjunto sevillano.

Finalmente destacó el potencial del Benfica, el rival al que se medirá en la final, pero señaló que lo importante es toda la trayectoria que ha completado el equipo en esta competición desde agosto.

"No creo que haya otro equipo que le haya dado tanta importancia a esta competición como el Sevilla", agregó el técnico del conjunto andaluz.

AGENCIAS