NOTIMEX
15 de abril de 2014 / 06:03 p.m.

Durante la ceremonia este martes en el estadio de Anfield para conmemorar los 25 años de la tragedia, los 24 mil asistentes guardaron un minuto de silencio en memoria de las personas que murieron en la peor tragedia deportiva del Reino Unido.

Una luz fue encendida cada vez que el reverendo Kelvin Bolton y el padre Stephen Maloney leyeron cada uno de los nombres de hombres, mujeres y niños que perecieron durante la semifinal de la Copa de Inglaterra entre Liverpool y Nottingham Forest.

Una de las imágenes más conmovedoras fue la de las 96 butacas que hoy permanecieron vacías, decoradas tan sólo con una bufanda.

El centro de la cancha estuvo adornado con un multicolor número “96”, creado con donaciones mundiales de bufandas de equipos de soccer alrededor del mundo.

Durante la ceremonia, el español Roberto Martínez, técnico del equipo Everton, dijo que “tenía 15 años en 1989, era un fanático de futbol y escuché las noticias, y no podíamos creer el horror y el dolor de las familias al escuchar que sus amados no regresarían del partido.”

Martínez recibió un fuerte aplauso cuando afirmó que las autoridades se equivocaron si pensaron que no habría justicia.

Pero la ovación más larga fue cuando el entrenador del Liverpool, Brendan Rodgers, tomó la palabra y agradeció a Kenny Dalglish, quien fue manager de los “reds” durante y después de la tragedia y quien ha apoyado a las familias en su búsqueda de justicia.

Las investigaciones fueron reabiertas en 2012 después de que la Corte Suprema invalidó el veredicto de “muerte accidental” que fue emitido en 1991.