31 de enero de 2013 / 05:51 p.m.

Bangkok • Las autoridades de Malasia encontraron muertos otros tres elefantes pigmeo, una especie protegida, que se añaden a los diez hallados este mes en una reserva del estado de Sabah, en el noreste de la isla de Borneo, informó hoy la prensa local.

El director de Fauna Salvaje de Sabah, Laurentius Ambu, indicó que los tres paquidermos, que pertenecían a una misma manada, fueron descubiertos en la reserva forestal de Gunung Rara, en Tawau, junto a una cría de tres meses todavía viva, según el periódico The Borneo Post.

Tras anunciar el lunes el hallazgo de los primeros diez elefantes muertos en esa misma reserva, las autoridades iniciaron una investigación para determinar si estos murieron envenenados, como en principio sospechan los veterinarios.

El jefe de Gobierno de Sabah, Panglima Musa, calificó de "inaceptable" la muerte de los elefantes, de los que dijo que forman parte de la "rica y exótica" fauna del estado y que ésta debe ser protegida.

"Gente de todo el mundo viene solo para ver a estos animales. Es una desgracia que haya gente que cometa estos actos horribles", dijo Musa, según el rotativo.

La Asociación de Agencias de Viajes de Malasia ofreció una recompensa de 10 mil ringit (3 mil 200 dólares o 2 mil 300 euros) para quien ofrezca información que permita detener a los responsables de la muerte de los paquidermos.

La entidad recalcó que los espacios naturales son la base de la industria turística de Sabah, que en 2012 recibió 2,8 millones de visitantes y generó 5 millones de ringit (1.6 millones de dólares o 1,2 millones de euros).

En octubre del año pasado, la asamblea legislativa del estado de Sabah prohibió cualquier tipo de actividad forestal o agrícola en Gunung Rara para proteger el hábitat del elefante pigmeo y otros raros animales.

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza, en la isla de Borneo quedan en estado salvaje unos mil 500 elefantes pigmeo, la subespecie más pequeña de todas y que se diferencia de otras en que tiene una cola algo más larga, colmillos finos y orejas amplias.

EFE