30 de mayo de 2013 / 02:01 a.m.

Tula de Allende • Múltiples vestigios arquitectónicos del siglo XVI, pertenecientes a la cultura tolteca y mexica, fueron hallados por un grupo de arqueólogos en la Catedral de Tula, Hidalgo.

Los restos coloniales, cuya antigüedad oscila entre los 500 y los mil años, se encontraron después de dos meses de excavación, como parte una investigación que realiza un grupo de arqueólogos en los sitios franciscanos tempranos de la región.

De acuerdo con el INAH, Shannon Dugan Iverson, especialista de la Universidad de Texas, en Austin, es la encargada de dirigir la excavación, con el fin de conocer la secuencia estratigráfica y arquitectónica que se pudo suscitar en el también ex convento.

La investigadora informó que la evidencia material encontrada después de dos meses de excavación, señala una ocupación similar a la reportada en otra construcción franciscana temprana, la capilla abierta que se localiza dentro de la Zona Arqueológica de Tula.

"En el atrio de la Catedral de San José hemos identificado el mismo patrón que en dicha capilla, el cual consiste en la evidencia de edificios con rasgos toltecas, que datan de 900 al año 1000 d.C., que fueron modificados un par de siglos después por los mexicas. A su vez, encima de estos últimos vestigios se hallan restos de estructuras coloniales", expresó.

Como parte de la investigación fueron excavados dos pozos, en el primero se encontraron alineaciones con piedra de bola de basalto y bloques de tepetate, y una estructura colonial de las primeras décadas del siglo XVI.

Además de pequeñas concentraciones de fragmentos de cerámica mayólica y de aceiteras, asociados a los cimientos, los cuales fueron importantes para datar de manera preliminar el hallazgo.

Mientras que en el segundo pozo se encontró, entre las construcciones coloniales, una moneda con denominación de un real; los dos pozos son el resultado de la excavación más superficial.

La excavación más profunda arrojó como resultado un sistema de relleno correspondiente a los cajones que conforman una plataforma, la cual fue fundada sobre las construcciones de época tolteca.

Estas exploraciones han permitido confirmar que la región fue abandonada en el periodo tolteca y se volvió a ocupar durante la expansión mexica. Sus materiales son de tipo Azteca III y IV (1350-1521), es decir, tardíos y próximos al momento de su contacto con los españoles.

"La falta de mayores concentraciones de mayólica junto con la alta cantidad de cerámica azteca, además de navajillas prismáticas de obsidiana y figurillas antropomorfas, nos refiere que el cambio en la cultura material de la región fue gradual, una vez consumada la Conquista", dijo Dugan Iverson.

La arqueóloga mencionó que se requerirá de una exploración más amplia para determinar si existió un complejo ceremonial en el área de la Catedral de San José, en Tula, durante la época prehispánica.

Es de mencionar que también se registraron restos de muros secos, elaborados sin uso de mortero o mezcla, en grandes tepetates, pertenecientes a la época Tolteca (900-1100 d.c).

 — NOTIMEX