27 de agosto de 2014 / 03:01 p.m.

Los problemas de Alan Pulido no sólo son el demostrar que es jugador libre, que no tiene contrato con Tigres y poder emigrar al futbol europeo. Ahora también enfrenta un problema legal contra su ex representante Mauricio García de la Vega.

De acuerdo a personas enteradas del caso, existe una doble demanda entre estas dos personas.

García de la Vega, quien hasta hace unos meses era el representante de Pulido, ha demandado al jugador por incumplimiento de contrato, pues de acuerdo a documentos en su poder el vínculo que tiene firmado expira hasta dentro de un año.

Sin embargo, Alan contraatacó y también interpuso una demanda contra el agente de futbolistas por abuso de confianza, ya que, según la fuente, el delantero surgido de los Tigres descubrió malos manejos en la negociación que llevaban con el Olympiakos de Grecia.

Mauricio García está exigiendo a Alan que respete el contrato que tiene firmado y registrado ante la Federación Mexicana de Fubol, además de que desde hace cinco meses no le ha pagado la comisión correspondiente a este vínculo contractual.

Ante esto, y por ser uno de los pocos representantes autorizados y con licencia en México, ha solicitado la intervención del máximo organismo futbolero en nuestro país para buscar obtener el dinero que le corresponde.

Lo que hace la FMF en estos caso es solicitar al club del jugador que retenga el 10 por ciento del sueldo y lo deposite en una cuenta asignada por el representante, algo que al parecer no ha podido conseguir, pues Tigres y Pulido también están metidos en un pleito legal, aunque los felinos sí le han seguido pagando al jugador mes por mes.

Por su parte, la demanda de Pulido está basada en que asegura que Mauricio García buscó defraudarlo en la negociación de la cantidad que pagaría Olympiakos por sus servicios.

Al parecer, el agente le comentó al mundialista mexicano que recibiría un sueldo cercano al millón y medio de dólares anuales, pero después se dio cuenta al platicar personalmente con los griegos que la cantidad era mucho mayor.

Fue entonces que decidió hacerlo a un lado y junto a Felipe Ayala, ex jugador de Tigres y quien trabajaba para García de la Vega, empezaron a negociar directamente con la directiva del conjunto del Pireo.

Así es que los problemas no parecen tener fin para Alan Pulido. Apenas empezó a tratar de encontrar una resolución contractual con Tigres, pero después tendrá que enfocarse con la demanda mutua que tiene con su ex representante.

Lo malo es que corre el riesgo de perder ambos casos.

REDACCIÓN