13 de marzo de 2013 / 03:53 a.m.

“"Un sentimiento de inmensa gratitud, porque es una suerte y una casualidad, no es algo que uno pueda elegir"”, dijo el poeta al recibir el premio en Mérida.

 

Mérida.- El poeta José Emilio Pacheco recibió la Presea a la Excelencia en las Letras, otorgado por la agrupación UC-Mexicanistas y la Feria Internacional de la Lectura de Yucatán 2013 (Filey), en reconocimiento a su trayectoria en diferentes géneros literarios: cuento, poesía, novela, ensayo.

Para festejar el reconocimiento, el escritor sostuvo una conversación con jóvenes que acudieron al Centro de Convenciones Siglo XXI de la capital yucateca a escuchar su palabra, con preocupaciones muy distintas, como por ejemplo cuál era su sentir ante la influencia de su obra literaria.

“"Un sentimiento de inmensa gratitud, porque es una suerte y una casualidad, no es algo que uno pueda elegir. Si pudiéramos elegir no habría libros malos y, además, no habría mala producción dentro de nuestra obra, todo lo hubiéramos escrito bien.

“"En realidad lo que sale bien es mínimo, mis aciertos pesan muy poco en comparación con mis proyectos fallidos, pero quizá esos fracasos sean necesarios para escribir un texto logrado. No hay que temerle (a la escritura), hay que lanzarse, no temas nunca que te va a salir mal y escucha todas las opiniones, pero no le des carácter definitivo a ninguna"”, aseguró José Emilio Pacheco antes de recibir la presea.

Contento, el poeta respondió a las preguntas durante poco más de 45 minutos, en los que habló de algunas de sus formas de creación, como su infatigable deseo de corrección, por más que una obra tenga ya varios años de haber sido publicada, a sabiendas de que eso podría producir la furia de sus lectores.

“"Cuando termina uno algo se siente muy satisfecho y muy aliviado, pero inmediatamente comienza la reacción y vuelve a pensar en lo que decía Paul Valery, que no hay obras terminadas sino abandonadas, por eso no sólo terminada, también publicada la obra, todavía hago correcciones".

En el acto, José Emilio Pacheco confesó que cada idea literaria ya viene con su forma, sabe si va a escribir un cuento o un poema, lo que puede pasar en las circunstancias más insólitas, como ir en el Metro, incluso en la calle.

“"Para mí era muy importante la calle, poder caminar, la calle es un lugar muy literario, uno va pensando en cosas que va a escribir y lo he perdido, lo que lamento de una manera espantosa"”, destacó el poeta.

Previo a la participación de Pacheco, el ensayista Javier Aranda Luna recordó que el narrador ha hecho un trabajo que no siempre resulta visible: “"generalmente uno lo ubica como un gran poeta, lo es; como un narrador excepcional, pero también hay una parte de su trabajo que resulta invisible y es su labor como editor, traductor y animador de la mesa de la cultura”".

"“Algún día tendremos que hacer el inventario de las deudas que tenemos con José Emilio, uno de los grandes poetas de nuestra lengua y uno de los mejores cronistas literarios de Hispanoamérica: si sus poemas han continuado y renovado nuestra tradición poética, sus crónicas literarias han sido una ventana para reivindicar a nuestros clásicos y para mostrarnos lo más significativo de lo que se está escribiendo en el extranjero".

La Feria Internacional de la Lectura Yucatán 2013 continuará hasta el próximo domingo, con homenajes pendientes al narrador ya fallecido Rafael Ramírez Heredia y a la catedrática Estela Ruiz Milán.

JESÚS ALEJO SANTIAGO