AGENCIAS
19 de mayo de 2014 / 11:07 p.m.

El jugador del Atlético de Madrid, elogió a Diego Simeone diciendo que es un técnico que esta acostumbrado a jugar finales y recalco la confianza que esto le da al plantel.

 

El lateral brasileño del Atlético de Madrid, Filipe Luis, destacó hoy en rueda de prensa que el equipo rojiblanco tiene un técnico como el argentino Diego Simeone, que está "acostumbrado a jugar finales", lo cual les da "confianza" para afrontar la de Liga de Campeones ante el Real Madrid."Tenemos un entrenador que está acostumbrado a jugar finales y sabe la mejor manera de prepararlas. Nos hizo ganarlas todas menos una, que fue a doble partido (la Supercopa de España 2013 contra el Barcelona). Eso nos da confianza para ir a todos los partidos y ganarlos", afirmó.El lateral explicó que hasta el día de hoy, después de los festejos por el título de Liga logrado el sábado en Barcelona, Simeone no había hablado a la plantilla de la final de Lisboa."Conocéis al 'Cholo', la filosofía del partido a partido, hasta ahora nunca había nombrado la final de la 'Champions'. Hoy por primera vez comenzó a mirar el partido. Eso dice mucho de cómo vive el momento, la historia queda atrás, y ahora miraremos la mejor forma de jugar este partido", dijo Filipe.Para el zaguero brasileño del Atlético, la plantilla espera "un partido difícil contra un gran equipo". "Es muy difícil ganar al Madrid en cualquier partido, más en una final de 'Champions'", reconoció Filipe. "Sabemos el rival que tenemos delante, lo que ha conseguido, y lo que significa para ellos esta 'Champions'", agregó.Al ser preguntado por la 'final' del sábado ante el Barcelona en comparación con la del próximo contra el Real Madrid, Filipe destacó que estos equipos representan "dos formas distintas de jugar". "El Madrid tiene muchos jugadores, lo que les permite jugar con varios sistemas. Jugadores que pueden actuar por dentro, por fuera, en varias posiciones. Eso lo hace muy difícil", analizó."Este club los últimos años tuvo la oportunidad de jugar muchas finales, hay jugadores que en toda su carrera no juegan ninguna, así que somos unos privilegiados", apuntó Filipe. "Es la segunda final más importante del mundo, para mí la primera es la del Mundial", confesó."Al principio de temporada, el 'Cholo' ya dijo que el Atlético es un equipo copero", dijo Filipe al repasar la trayectoria del equipo en esta Liga de Campeones, de la que destacó que el grupo (con el Oporto portugués, el Zenit ruso y el Austria de Viena) "no era fácil" y que el Atlético se clasificó primero "antes que cualquiera"."El gol de Diego (Ribas) contra el Barcelona en la ida fue el más importante de la 'Champions' hasta ahora. Fue ahí cuando todo el mundo creyó posible llegar hasta la final. Pegarle desde donde le pegó y que la pelota entrase, eso hizo creer a la gente", destacó Filipe del cruce de cuartos ante el Barcelona.Después recordó que las semifinales con el Chelsea fueron "partidos duros", y que la vuelta "se complicó mucho" por el gol de Fernando Torres, aunque el equipo se dijo que no tenía "nada que perder" y logró la victoria a partir del empate logrado por Adrián.Preguntado por si podría ser el tercer defensor rojiblanco en marcar una final, después del brasileño Joao Miranda en la Copa del Rey del año pasado, y el uruguayo Diego Godín el sábado ante el Barcelona, reconoció que "le cuesta" meter goles, y se alegró por esos goles de sus compañeros."Dos centrales que al principio fueron criticados, e incluso pitados por algunos sectores de la grada. Que hayan marcado esos goles para la historia de este club me alegra muchísimo. Son un ejemplo para todos, porque son humildes", valoró.El lateral afirmó que en la final influirá "mucho" el apoyo de la afición rojiblanca."En la final de Copa, o en la final de Bucarest (Europa League 2012), se veía como nuestra afición apoyaba mucho más que la del rival. No sé como estará Lisboa, pero no tengo dudas de que nuestra afición no va a parar de cantar ni un minuto. Va a ser muy importante para nosotros", destacó."Ojalá podamos dar una alegría a esa gente del 74 que tuvieron la oportunidad de jugar una final y la perdieron", deseó al ser preguntado por los veteranos de la infausta final de 1974 ante el Bayern de Múnich, que los rojiblancos empataron 1-1 y perdieron 4-0 en el desempate dos días después.