1 de enero de 2013 / 03:46 p.m.

"Que el Señor los bendiga y los proteja en el nuevo año", fue el mensaje que escribió el Papa a través de sus ocho cuentas en diferentes idiomas en dicha red social.

Ciudad del Vaticano • Benedicto XVI envió hoy una felicitación al mundo a través de la red social Twitter, tras haber celebrado la misa por el Año Nuevo en la Basílica de San Pedro del Vaticano, en la cual reflexionó sobre los desafíos para la paz.

"Que el Señor los bendiga y los proteja en el nuevo año", fue el primer tuit del Papa enviado a través de las ocho cuentas lingüísticas de su perfil @pontifex, que al mediodía de este martes había cosechado dos millones 341 mil 486 seguidores.

Apenas 15 mensajes lanzó el líder católico en Twitter desde su desembarco oficial, el 12 de diciembre pasado. Las cuentas más seguidas son la inglesa, con un millón 362 mil 357 "followers", seguida por la española con 535 mil 700 y la italiana con 239 mil 759.

Este martes, tras celebrar la misa, el Papa se asomó a la ventana de su estudio personal en el Palacio Apostólico del Vaticano para saludar a una multitud congregada en la Plaza de San Pedro y rezar con ellos la oración mariana del Angelus.

"En este primer día del 2013 quisiera hacer llegar a cada hombre y a cada mujer la bendición de Dios. Lo hago con la antigua fórmula contenida en la sagrada escritura: te bendiga el señor y te custodie. El señor haga resplandecer para ti su rostro y te de la gracia", dijo.

Recordó que la Iglesia católica celebra este día la Jornada Mundial de la Paz para la cual él escribió un mensaje titulado "Bienaventurados los que trabajan por la paz".

"¿Quiénes son los que trabajan por la paz? Todos aquellos que, día a día, buscan vencer el mal con el bien, con la fuerza de la verdad, con las armas de la oración y del perdón, con el trabajo honesto y bien hecho, con la investigación científica al servicio de la vida, con las obras de misericordia corporal y espiritual", señaló.

Aseguró que los trabajadores de paz son tantos, pero no hacen ruido y son como la levadura en la masa, "hacen crecer la humanidad según el diseño de Dios".

"Deseo hacer llegar mi cercanía espiritual y mi sincero afecto a todos los que, inspirados en la palabra de Jesucristo, se esfuerzan por construir un mundo más justo y fraterno, cada vez más digno del hombre, y en el que no haya espacio para la guerra, las enemistades y las discordias", apuntó.

Notimex