29 de abril de 2014 / 11:08 p.m.

Mientras unos ya se preparan para la liguilla, hay otros equipos que por plantilla, jerarquía o historia estaban obligados a calificar pero, lastimosamente, ya se encuentran de vacaciones.

Los grandes fracasos del Clausura 2014 te los presentamos en La Afición:

Chivas (Lugar 15)

¿Con qué cara iba a enfrentar Chivas la liguilla? No señores, la prioridad del Rebaño Sagrado, su concentración total, debe estar, pero ya, en salvarse del descenso y no en andar dando lástimas en una fase final.

Chivas cuenta con una plantilla pobrísima. Hoy, el futbol le ha pasado factura a Jorge Vergara de años y años de malas decisiones. Este equipo es clara muestra de que el pantalón largo si se refleja en la cancha.

Guadalajara arrancará la próxima temporada en los fondos de la tabla porcentual, a tan sólo tres puntos del Puebla. Liándose con equipos como Veracruz, Atlas, Jaguares, la propia Franja y el equipo que ascienda. Lejos, muy lejos, de los planos obligados para un llamado "grande".

Si bien el proyecto de Ricardo La Volpe es a largo plazo, los resultados inmediatos urgen. Así como una inversión sonante para regresar a esta institución a donde su jerarquía lo manda.

Tigres (Lugar 14)

Ya está de más aplicar la vieja cantaleta con este equipo sobre que con una plantilla millonaria el fracaso fue rotundo.

El cuadro felino fue sombra. Ni siquiera el título de Copa MX, ganado frente a un equipo que ni estadio propio tiene, resultó un bálsamo para aminorar la vergüenza que hoy siente una de las aficiones más fieles del país.

Los de la UANL entregaron cacahuates cuando tenían para ser protagonistas del torneo. El respeto de la directiva a Ricardo Ferretti es mayúsculo, olvidando que jamás una institución, y menos una como Tigres, está por debajo del prestigio de un timonel.

Morelia (Lugar 11)

Monarcas está olvidado por su propietario. La escuadra michoacana había luchado por años contra su regionalismo en base a buenas campañas. Pero ahora, ante el desdén de su directiva (o lo que queda de ella) y las malas temporadas los pocos reflectores que habían logrado atraer se han alejado, convirtiéndose en un equipo más.

La plantilla de jugadores de Morelia es digna de presumirse, pero desde el precipitado cese de Carlos Bustos, los michoacanos se han desmoronado.

Monterrey (Lugar 10)

Otro equipo que está pagando la factura de las malas decisiones de su directiva. Desde la salida de Víctor Manuel Vucetich del timón, Rayados no ha podido encontrar regularidad y tampoco a jugadores adecuados para defender su causa.

Han regresado las épocas de vergüenza al club regio cuando tanto trabajo y tantos años había costado ponerse como protagonista del futbol mexicano.

Éste Monterrey no está a la altura de las circunstancias. Urge la llegada de un técnico de calidad, merecedor de este banquillo y, de su mano, futbolistas comprometidos, no vivales.

RICARDO MAGALLÁN