REDACCIÓN
19 de septiembre de 2014 / 05:59 p.m.

Un espontáneo normalmente es sacado de las canchas de futbol por la policía y hasta arrestado por la “gracia” cometida, pero ayer en un partido de la Europa League un invasor salió victorioso.

Se jugaba en Serbia el partido entre el Partizán de Belgrado ante el Tottenham Hotspur y de pronto las acciones se interrumpieron cuando un espontáneo saltó a la cancha.

Al momento en que los guardias de seguridad del estadio lo escoltaban fuera del terreno de juego, el jugador del Partizán Danko Lazovic fue hasta donde se encontraban para regalarle su camiseta y acompañarlo de regreso a la tribuna.