25 de abril de 2014 / 12:57 p.m.

El presidente del comité de organización, Jacques Lambert, dijo que es lógico que albergué los partidos más importantes pues es el único con capacidad de 80 mil espectadores.

 

El partido de apertura y la final de la Eurocopa de 2016 tendrán lugar en el Estadio de Francia de Saint-Denis, a las afueras de París, según desvelaron hoy los organizadores.

La candidatura de Marsella para acoger el primer partido de la competición fue rechazada porque los organizadores han preferido un estadio con más plazas, indicó el presidente del comité de organización, Jacques Lambert.

Marsella y Lyon acogerán las dos semifinales, mientras que los cuartos se jugarán en Lille, Burdeos, Marsella y el Estadio de Francia, indicaron los organizadores al término de la quinta reunión de seguimiento de la candidatura.

"En todos los casos, hemos dado preferencia al número de plazas de los estadios y no a otros criterios", señaló Lambert, quien consideró "lógico" que el Estadio de Francia acoja los dos partidos más mediáticos porque es el único capaz de albergar 80.000 personas.

Todas las selecciones rotarán en la fase previa, incluidas las cabezas de serie, "para mantener la equidad de la competición", indicó Lambert.

De esta forma, además los espectadores de las distintas sedes podrán ver a diferentes equipos.

Lens, Niza, Saint-Etienne y Toulouse acogerán cuatro partidos; Burdeos y el Parque de los Príncipes de París cinco; Lille, Lyon y Marsella seis; y el Estadio de Francia siete.

Francia, que como país organizador es el único que tiene asegurada su clasificación, jugará el encuentro inaugural en el Estadio de Francia, mientras que los otros dos los disputará en Marsella y en Lille.

Lambert indicó que, en contra de lo publicado, Marsella no llegó a presentar su candidatura para la final y que, en cualquier caso, la elegida habría sido Saint-Denis.

El presidente de la UEFA, Michel Platini, que también participó en la reunión, señaló que su organismo cedió en la atribución de las semifinales para que "otras ciudades puedan tener partidos de alta importancia".

"Hubiéramos ingresado más dinero haciendo la semifinal en Saint-Denis, pero había que hacer un gesto con el resto", dijo Platini.

Tanto el responsable de la UEFA, como Lambert y la ministra francesa de Deportes, Najat Vallud-Belkacem, coincidieron en que las obras de los estadios "avanzan a ritmo satisfactorio", por lo que no hay inquietud sobre el hecho de que estarán listas para la competición.

La ministra consideró "una oportunidad con importantes beneficios económicos y sociales" la organización de esta competición y señaló que no espera que haya rechazo popular como el que se está registrando en Brasil a pocos meses del inicio del Mundial.

Vallaud-Belkacem señaló que la aportación del Estado a la mejora de los estadios es de unos 160 millones de euros pero señaló que no cree que eso genere rechazo social pese a los recortes de 50.000 millones anunciados por el Ejecutivo para los próximos tres años.

En contra de lo anunciado por Platini la víspera, cuando dijo que habría entradas a 20 euros, el presidente del comité organizador afirmó que todavía no se ha decidido la política tarifaria.

Pero aseguró que se creará una categoría especial de entradas a precio muy reducido para permitir a personas con menos ingresos acudir a partidos, aunque no dio más detalles.

AGENCIAS